¿De verdad es tan importante es la indemnización por despido?

Es decir, entiendo que para los empresarios que se plantean reducir plantilla es un factor importante a valorar de cara a decidir quien se queda y quien tiene que marcharse. Y con una tasa de paro tan escandalosa como la española, una contracción del consumo interno brutal y el acojone colectivo al que nos vemos sometidos, si tenemos en cuenta que el 99% de las empresas españolas tienen menos de 50 trabajadores, seamos sinceros: no despiden por capricho.

Cierto que una empresa que despide mientras continúa obteniendo beneficios económicos es algo chocante, pero lo más lógico es que los despidos respondan a razones de eficiencia, y las empresas no son ONG’s .

Dicho esto, mi duda es la siguiente: de los elementos que contiene la reforma laboral, ¿vale la pena hacer un casus belli de que indemnización por despido procedente/improcedente vaya a bajar de 45 a 20 días por año? Me explico: En la vida he cobrado la indemnización por despido, porque no me han despedido de ningún sitio. Probablemente lo vea desde mi sesgado punto de vista, pero después de 12 años cotizados, y no haber cobrado jamás indemnización por despido, me deja ojiplática tanta irritación porque la reduzcan de 45 a 20 días por año. Más extrañada me deja, en cambio, que se permitan realizar contratos con periodo de prueba tan absurdo como un año. ¿A qué estamos jugando? ¿Un año necesitan estos jefes tan híper-ocupados para decidir si un trabajador es válido o no, o es una maniobra para cazar bonificaciones a coste cero por la vía de contratar, despedir por cero euros al cabo de un año, volver a contratar a otro empleado bonificable, y así sucesivamente?

Creo que a lo que tendríamos que estar alerta realmente, más que al importe de la indemnización por despido, es a la reforma de la prestación por desempleo. A esa medida es a la que le tengo pánico. Hace ya mucho que la movilidad laboral es un hecho, cambiamos de trabajo N veces a lo largo de nuestras vidas y no es ningún drama, los tiempos en que entrabas en una empresa de aprendiz y te jubilabas en la misma empresa de capataz pasaron a la historia. Hoy en día, lo que debemos proteger no son los puestos de trabajo: es a las personas. Y eso es lo que dudo sinceramente de que este gobierno, ni ningún otro, vaya a hacer. Que nos recorten el importe y el tiempo en que podamos recibir la prestanción por desempleo nos reduce el tiempo de supervivencia antes de que la familia tenga que acudir al rescatemientras encontramos trabajo y nos aboca a la miseria si no logramos encontrar otro empleo rápido. Y no está el panorama como para que eso sea tan fácil.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.158 suscriptores

4 comentarios

  1. Hola Jessica y felicidades por el blog. Tal como está el ánimo bloguero el que te palntees unanueva bitácora ya es de agradecer.

    En tu mismo comentario está la respuesta. la casta del empresariado español es muy distinta de la de cualquier pais civilizado. Aquí se busca el pelotazo rápido A COSTA DE LAS PERSONAS. No hay cultura ni tradición de relaciones laborales. El trabajador es un mero instrumento que, cuanto menos cueste y más fácil sea de despedir, mejor. Este es el hecho diferencial que ha logrado la increible cifra de paro que tenemos. Las políticas sindicales ante una patronal así han de ser, inevitablemente, protectoras. Subsidios altos, pues quedar en paro significa enfrentarse a un verdadero problema. Y nadie que se queda en paro lo hace por chupar una indemnización cojonuda. Su principal problema es encontrar un nuevo trabajo cuanto antes.

    Por tanto, ¿flexibilidad en los despidos? Sólo cuando este pais presente unas tasas de desempleo homologables al resto de paises con los que se mide. Y cuando tras despedido, encontrar un nuevo empleo digno no suponga ningún handicap para nadie. O sea, en España, nunca.

  2. Buenas, ante todo, felicidades por tu blog. Primero cabe despedir que en españa hay tres tipos de despido con 4 tipos de indemnizaciones, te explico:
    -Despido procedente
    Si es por falta muy grave o acumulación de faltas, son cero días por año
    Si es por causa de la empresa (economicas y demás), son 20 días por año
    -Despido imporcedente que eran 45 días por año y ahora bajan a 33 días por año y es la empresa la que decide si readmite o hace efectivo el despido.
    -Despido nulo que se da en algunos casos de especial protección y se diferencia del improcedente en que es el despedido el que elige volver al puesto o la indemnización.

    El despido improcedente, siento decirtelo, es el que usan muchos empresarios y, lo que es peor, muchos mandos de las empresas para presionar a los trabajadores y trabajadoras cuando quieren. Unas veces para que echen horas extras sin cobrar, otras para que se queden sin vacaciones….vamos, para que “acepten” eliminar derechos. Entre ellos, por cierto, el de presentarse a delegados sindicales.

    De todas maneras, te recomiendo que leas la información que sacan los sindicatos contra la reforma, hablamos mucho más que de esa reducción, por ejemplo:
    -Despido procedente por baja laboral:al hacer procedente el despido por baja laboral aún justificada abren la posibilidad de despedir a mujeres embarazadas (osea que el empresario podrá despedir a una mujer embarazada si esta está 9 días en 2 meses de baja y así ahorrarse la baja de maternidad)
    -Prácticamente desaparece el despido improcedente
    -Bajada de sueldos a voluntad del empresario
    -Cambios de condiciones laborales a voluntad del empresario
    -Posibilidad de perder la prestación por desempleo a voluntad de las ETT
    y muchas más cosas…
    Saludos!

  3. transmites pasión y es algo muy de agradecer. Primero siguiendo el hilo del último comentario, no tengo ni idea de cifras, pero no he visto en mi vida, y ya no llevo pantalones cortos, un despido procedente. No digo que no los haya, pero yo no lo he visto. De hecho veo a empresas casi cerrando tener que negociar despidos de muchas decenas de miles de euros, que suponen una losa, y casi un certificado de defunción, por adelantado, para los que se quedan, teniendo que asumir despidos imposibles.

    La experiencia de cada uno determina en buena medida lo que pensamos, como tu yo no se si son buenos 20 o 45 días, lo único que sé es que no tiene mucho sentido, primar al que se va y encima más si es por que no es “eficiente”, dejémoslo ahí. Si en nuestro entorno tienen 20, nosotros deberíamos tener 15, porque queremos que haya aventureros que se decidan a abrir empresas ¿o no?

    Y lo de la cotización por desempleo es, en muchos casos, un escándalo. No porque la cobran mientras trabajan, eso debería ser de cárcel, no, lo es porque como tantas otras cosas nadie paga el desempleo que cobra. Nadie. Y esa fiesta como todo lo que está ocurriendo nos acabará explotando en las narices porque es I-N-S-O-S-T-E-N-I-B-L-E. Sale de una caja común, como tantas otras cosas en España, lo que hace que nadie la valore.

    No se si el modelo austriaco iba en esa dirección, pero se podría poner en un cajón todas las prestaciones a las que tiene derecho cada uno por el hecho de ser ciudadano: seguridad social, desempleo, despido, jubilación, educación y que cada uno vea lo que pasa con el saldo.

    Hay casos terribles en los que toda la ayuda que tengan sería poca, pero a esos precisamente, hay que ayudarles a que salgan y no a que continúen en situación marginal. Y a cambio de ello que colaboren, que presten su tiempo a lo que sea.

    Creo que necesitamos una revisión de nuestro modelo de sociedad de arriba a abajo. Por ejemplo, ¿por qué no podríamos dedicar todos 2 horas a la semana a la colectividad? Y los que tienen más tiempo, sobre todo al principio y al final de nuestras carreras, algo más. No sé si se debería reinstaurar un servicio militar, pero alguna especie de servicio social, parece más que necesario.

    Aquí hemos seguido una serie de mantras a pies juntillas como si nuestros deseos fueran realidad, por ejemplo el de que tenemos una sanidad de primera. Sí, si te has roto un brazo, porque como tengas una enfermedad “leve” o una muy compleja, lo tienes fatal: no te harán casos, pruebas que se eternizan, etc… ¿Cómo es posible que un seguro privado me dé todos los servicios con 50 ó 60 euros al mes en un plazo récord y con una atención de película, mientras que la sanidad pública nos cuesta casi el doble por cada españolito? Si la sanidad en USA es muchísimo más cara, es ¿por qué son más tontos? ¿cómo es que no están todos haciendo cola para aprender del maravilloso sistema español? Creo sencillamente que no nos cuentan toda la verdad. Yo pasé una temporada por Tarragona y raramente se veía a un español en las consultas públicas. Luego me dijeron que la gente prefería tener un seguro privado. Y eso, con diferencias, ocurre en otros lugares, así que estamos pagando una cifra de narices por un servicio que no disfrutamos.

    Hay que derribar mitos y cuestionarse todo, empezando por el tema de los días de despido, siguiendo por el desempleo y por lo que haga falta.

    Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.