No es independentismo: es desesperación

Publicado en Etiquetas: , , , , , , , ,

La manifestación del 11 de septiembre en Barcelona fue todo un éxito independientemente de la guerra de cifras habitual. A la vista de las imágenes, los comentaristas habituales están flipándolo todavía, y lo que les queda. Es probable que en las sedes de los sindicatos todavía estén rascándose la cabeza, pensando qué puede llevar a la gente a manifestarse por la independencia (11-septiembre) y no por el trabajo (1-mayo) o por los derechos laborales (29 de marzo, huelga general). ¿Por qué la gente se moviliza por unas cosas  y no por otras? No es algo fácil de explicar, obviamente.

Básicamente, hay dos cosas que favorecen que en los territorios con un nacionalismo potente y fuertemente asentado, un porcentaje nada despreciable de la ciudadanía quiera mandar a España a hacer gárgaras:

a) El nacionalismo español arrasante y centrifugador, que no deja espacio a otros sentimientos que no se identifiquen con el toro de Osborne y que a muchos, sin sospecha de nacionalistas, nos producen alergia.

b) La desesperación a nivel económico.

Y en el segundo punto me detendré porque creo que explica bastante el éxito de la convocatoria del martes.

El discurso del expolio fiscal, España nos roba a los catalanes y en esa línea, en tiempos de bonanza resulta relativa exótico, cosas de políticos, a la que atiendes más o menos, te lo crees más o menos, pero no te va la vida en ello. Pero en tiempos de crisis como los actuales, cuando cierran centros de salud, recortan profesores, recortan la prestación del paro, ponen más difícil cobrar los 400 euros que en muchas familias significa la línea entre la pobreza y la indigencia, si el número de parados aumenta, si el número de deshaucios se multiplica, si las ONGs no dan a basto y encima te suben el IVA que afectará al recibo de la luz, del gas, de la comida, de la gasolina… Si ya la gente está con el agua al cuello y no podemos más, y nos dicen que España nos roba un montón de millones y pensamos en a cuanta gente se podría dar trabajo con toda esa morterada de euros que se llevan por la cara para que andaluces y extremeños vivan sin dar un palo al agua… pues ese discurso no solo cala, sino que germina y florece en tierra fértil.

Estamos hasta los cojones: independencia

Estamos hasta los cojones: independencia

Aznar y el PP más rancio, casposo y centralista recogiendo firmas en contra de los catalanes era una máquina de hacer independentistas, como lo demuestra el hecho de que ERC obtuviera durante la legislatura que el PP gobernó con mayoría absoluta el mejor resultado electoral de su historia.

Pero la crisis es otra máquina de hacer independentistas. ¿Que una Catalunya independiente tendría que salir de Europa? Y hasta del euro si me apuran, ¿se supone que eso tendría que ser un problema?

Vergara: Independentismo

En definitiva: lo que ha aumentado no es el sentimiento de adhesión a una difusa nación catalana; lo que ha crecido es la desesperación, y la creencia de que sin el “expolio” fiscal (real o no) al que España nos somete, Catalunya tendría más recursos para hacer frente a la crisis. En cierta medida es lógico, si le preguntas a la gente si en estos momentos de crisis están de acuerdo en reducir | mantener | aumentar el presupuesto para solidaridad internacional, en estos momentos estoy segura de que la mayoría estarían de acuerdo en reducirlo, y eso no implica que se haya reducido la solidaridad: lo que significa es que, siendo las mismas prioridades, ha aumentado la necesidad propia. Si no hay dinero para profesores para nuestros hijos, es difícil explicar que hace falta dinero para construir escuelas en África. Pues con la manifestación del martes pasa un poco lo mismo: si la gente ve paro y recortes a su alrededor que les afectan directamente, y llevan años oyendo hablar de expolio, balanzas fiscales, modelo de financiación, etc., es el momento ideal para que esa olla a presión se desborde.

Addenda: Que sí, que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, que el PP es anticatalanista porque le da votos, que si han vuelto los toros a TVE, blablabla. Todo eso no moviliza tanto como la desesperación:

Estoy en paro desde hace meses, no encuentro trabajo, me han recortado la prestación por desempleo, casi no entra dinero en mi casa, no puedo comprarle los libros del cole a mis hijos, nos han quitado la beca en el comedor, nos quieren cobrar por calentar el tupper, tengo que pagar las recetas, nos suben los medicamentos, nos recortan la prestación por el paro, las estoy pasando putas para pagar la hipoteca, me suben el IVA, casi no puedo pagar el recibo de la luz, este año nos vamos a calentar con mantas y a hostias porque no hay dinero para encender la calefacción de gas natural… y Madrid nos roba un montón millones de euros. ¡A la mierda! ¡Estamos hasta los cojones! ¡Independencia!

Es obvio.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.426 suscriptores