Palabra de emprendedor

Publicado en Etiquetas: , ,

Mira, de verdad, hay cosas que me cabrean, y toda esta mística entorno al emprendedor me está empezando a sacar de quicio. Animar a la gente a emprender asi, a la buena de dios, a tirarse a la aventura con falsas esperanzas, me parece entre inapropiado y suicida.

Hoy los infoautonomos se descuelgan con un post titulado “1+9 razones para emprender cuando arrecia la tormenta“. 10 razones que son de un irresponsable que tira de culo. Empecemos por lo básico: no todo el mundo vale para ser emprendedor, empresario, jefe o como quieras llamarlo. No basta con ser muy bueno en lo tuyo, hay que tener una serie de habilidades que no todo el mundo tiene. Por poner un ejemplo: puedes ser un muy buen diseñador gráfico, un puto crack, pero ¿qué tal comercial eres? ¿Cómo lo llevas manejando diferentes proyectos a la vez? ¿Eres lo suficientemente organizado? ¿Qué tal trabajas bajo presión? ¿Eres capaz de cumplir timings que tú mismo te marcas? ¿Eres bueno evaluando la cantidad de horas que te va a llevar un trabajo? ¿Cómo se te da hacer números? Porque vas a tener que calcular costes a la hora de hacer presupuestos, amigo. ¿Y de gestión administrativa, bien también? ¿Y la procrastinación, qué tal se te da? Pues todas esas entre otras son habilidades que hacen falta para poner en marcha un proyecto de autoempleo, ya ni entro en gestión de equipos, coordinación de proyectos multidisciplinares ni historias complejas. Tú mismo con tu mecanismo. Mola, ¿eh? No es suficiente con ser un máquina en tu disciplina, ser “emprendedor” implica más, mucho más.

Y ahora vamos a entrar en esas 10 razones que nos dan para emprender. Comentaré las que me parecen más llamativas.

3. Tu hobby, tu pasión… ¡tu trabajo!

Una de las mejores cosas que tiene emprender es trabajar en algo que realmente te apasione. Esto es lo primero que aconsejan los gurús de los negocios: hay que apostar por aquellos sectores y actividad que más nos apasione. Eso nos dará toda la energía del mundo para que la empresa salga adelante.

Cuando descubras que llevar adelante un negocio no es solo hacer eso que te apasiona, sino que también implica montones de gestiones que no tienen nada que ver con el core business, hablamos.

4. ¡No más entrevistas de trabajo!

¿Has pensado alguna vez no tener que pasar más procesos de selección? Al menos, como trabajador por cuenta ajena. Seguro que sí tendrás que hacer entrevistas laborales para incorporar personas a tu empresa. El mero hecho de no volver a tener que enfrentarte a un responsable de recursos humanos puede ser un excelente motivo MÁS para lanzarte a la aventura.

Las cambiarás por visitas comerciales, que como todo el mundo sabe, son mucho más motivadoras. Si las entrevistas con el responsable de recursos humanos te dan ganas de lanzarte a la aventura, ya verás qué divertidas son las visitas comerciales… Igual entonces te dan ganas de cortarte las venas.

5. Crear empleo.

Muy ligado a lo anterior está esta razón. Ser generador de puestos de trabajo es uno de los aspectos más gratificantes de ser emprendedor. Imagínate realizando contrataciones y sacando del desempleo a personas que, como tú, llegan a desesperarse ante la escasez de oportunidades laborales.

¡Eso! Dí que sí. Piensa en grande. Si Amancio Ortega pudo, ¡tú también! Trabajito tendrás, amigo mío, con mantenerte a flote a ti mismo, como para pensar en contratar a más gente. Toca de pies en la tierra un poquito, hazme el favor, o la hostia va a ser de escándalo.

6. No más jefes.

Esto es algo en lo que coinciden muchos grandes empresarios. La libertad de ser tu propio jefe es similar a la de capitanear un barco, a la de ser dueño de tu propio destino. Esto tiene sus riesgos y peligros, no lo dudamos, pero cosas como la soledad de líder o equivocarse por tomar decisiones en solitario es algo que se evita, siguiendo el punto siguiente.

Quien afirme esto no ha trabajado nunca por cuenta propia. La cruda realidad es que si antes tenías UN jefe, ahora tienes tantos jefes como clientes, y probablemente en cada cliente tengas más de un interlocutor con sus propios criterios. Si pensabas que emprender significa no tener que decir nunca lo siento, estás muy equivocado.

8. Ganar dinero.

Este punto puede que se encuentre con muchas personas en contra, pero es verdad. Las empresas están para dar dinero. Aunque al principio puede que no se tenga sueldo o casi que nos cueste el dinero, la realidad es que, a la largo, nos dará dinero. No sabemos si seremos millonarios pero seguro que vivimos bien.

9. Futuro garantizado.

Si todo va bien, tener nuestra propia empresa puede ayudarnos a garantizar nuestro futuro. En un momento en el que hay tan poco trabajo y es tan difícil que encontremos un contrato de trabajo para cotizar para la jubilación, ser autónomos es una excelente opción. Además, si nuestro negocio fuera un éxito, igual hasta podemos después delegar en los hijos y garantizarles a ellos, cuanto menos, un acceso al mercado laboral más sencillo y directo.

En España, 9 de cada 10 empresas fracasan antes de los 5 años. No lo digo yo, es un dato que te van a repetir a menudo en las charlas para emprendedores que organiza la concejalía de promoción económica de cualquier ayuntamiento. Y a los pocos a los que les va bien, tienen pensiones bastante por debajo de la media.Y a los que les vaya mal pasados dos años, tampoco tienen derecho a recuperar el paro que no hayan gastado. ¡Todos son ventajas! Sinceramente, no sé a qué estás esperando para hacerte autónomo. ¿No?

Y es por eso que este post de Infoautonomos me parece irresponsable y chanchullero. Lo que querían decir con esa entrada en 10 puntos te lo resumo yo en 5 palabras:

Hazte emprendedor, que es chachipiruli

Hay motivos para hacerse emprendedor, ciertamente, pero no son ninguno de estos. Es más, me atrevo a decir que el más frecuente es el de ser un falso autónomo porque la empresa te lo exige porque así, entre otras cosas, tienes muchos menos derechos laborales. Piénsalo y luego me cuentas.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.426 suscriptores