Violencia de género, denuncias falsas, presunción de inocencia…

peligro prejuicios

Esta mañana me he despertado con un dato que me ha puesto de muy mal humor: de las 40 víctimas por violencia de género que llevamos en lo que va de año, 11 habían denunciado a sus maltratadores. Pero no se hizo una correcta valoración del riesgo, y eso permitió que sus agresores dieran con ellas y acabaran con sus vidas.

Siempre digo que la medida para evaluar correctamente si la Ley Integral contra la Violencia de Género está funcionando no debe ser el número de mujeres asesinadas anualmente, que si se concibió en su día como una ley integral es por una buena razón. También que la violencia de género tiene muchas más facetas y que centrarnos en las agresiones violentas, y en concreto las que tienen trágico final, es una forma de oscurecer el resto del cuadro, que es mucho más complejo.

Ver los tweets con el Hashtag #SoyUnMaltratadorSi
Ver los tweets con el Hashtag #SoyUnMaltratadorSi

Pero que ocurra esto me enfada. Que once mujeres denuncien a sus agresores, no se haga una correcta evaluación del peligro que corren, y sus agresores puedan dar con ellas y asesinarlas, me enfada.

En el análisis de que falló en los casos de las once mujeres asesinadas este año -de las 40 víctimas- que habían denunciado, la delegada del Gobierno ha explicado que en algunos de ellos las órdenes de protección habían finalizado, la valoración del riesgo por parte de la Policía no fue ajustado y en otros el agresor no respetó la orden de alejamiento.

Fuente: Violencia machista: el Gobierno quiere mejorar la “valoración del riesgo” y la coordinación

Veamos, por partes:

Agresores que no respetaron la orden de alejamiento: Obviamente no se puede poner a un policía detrás de cada mujer que presenta una denuncia, de acuerdo, pero no hay que olvidar que hace ya 6 años que se aprobaron las pulseras con GPS para evitar que maltratadores condenados quebrantaran las órdenes de alejamiento, pero los colectivos que trabajan activamente con mujeres maltratadas llevan mucho tiempo alertando de que habían pocos medios disponibles (el gobierno compró 3.000 dispositivos en 2010) y se estaban utilizando menos del 20% de los medios disponibles a pesar de demostrar claramente su eficacia.

pulsera--647x231

Las órdenes de protección habían finalizado: contra esto creo que poco se puede hacer, salvo el seguimiento y evaluación al finalizar el periodo para ver si se debe extender o no (que ya está contemplado en el protocolo de actuación), pero es probable que ni siquiera la propia víctima fuese consciente del peligro que corría, si durante varios meses no había tenido contacto con su agresor y él había estado larvando su venganza a fuego lento, esperando el momento oportuno.

La valoración del riesgo por parte de la Policía no fue ajustado: este es el que más me enfada de todos con diferencia. Y me enfada porque estoy hasta el coño de escuchar alaridos y espumarajos por la boca de mandefenders clamando por la injusticia que es que te cataloguen de maltratador automáticamente, que no respeten su presunción de inocencia, que si denuncias falsas, que si discriminación, que si su puta madre montada a caballo paseando por el desierto, hostia puta ya. Las feminazis somos unas malhabladas, no te vas a sorprender ahora por mi lenguaje.

Vayamos por partes, que me enciendo.

Presunción de inocencia: la Ley Integral contra la Violencia de Género no cuestiona la presunción de inocencia de nadie. Esto es así te pongas como te pongas, y si no lo crees te invito a que leas la ley (aquí la tienes, te lo pongo fácil para que no tengas ni que buscarla) y luego me señales en qué punto te convierte a ti como hombre en presunto culpable de nada. Lo que sí prevee son una serie de medidas cautelares. Las medidas cautelares tienen como objeto la prevención de la víctima y deben cumplirse una serie de criterios estrictos para que puedan decretarse, no son una medida arbitraria, no es tan sencillo como pretenden haceros creer: ella te denuncia y te meten automáticamente en la cárcel hasta que salga el juicio, no, esto no va así, y quien te lo cuente de esa manera te está engañando con objeto de manipularte.

denuncias falsas

Vamos a tomar algunos extractos de la wikipedia para que se entienda con más facilidad:

Medidas cautelares: Son todas aquellas actuaciones o decisiones que, sin prejuzgar del resultado final, de contenido positivo o negativo, que un órgano de la Administración Pública o un juez o magistrado del poder judicial, puede adoptar para que las resultas de la resolución administrativa o judicial surtan plenos efectos para los interesados o para la parte procesal.

¿Has visto? Sin prejuzgar el resultado final. Esto significa que las medidas cautelares no te convierten en presunto culpable, no cuestionan tu presunción de inocencia. Y además no es automático: es el juez quien las decreta, si lo cree necesario.

Para ello, se exige la concurrencia de dos requisitos: el fumus boni iuris o apariencia de buen Derecho y el periculum in mora o peligro/riesgo por el paso del tiempo.

¿Ves lo que te decía? Son necesarios dos requisitos, es decir, las medidas cautelares no se decretan en modo automático tan solo con poner una denuncia, y es necesario que exista un peligro o riesgo.

En España, la medida cautelar es el fiel reflejo del derecho a la tutela judicial efectiva previsto en el artículo 24 de la Constitución española de 1978, así que tampoco te creas a los que te cuenten que las medidas cautelares dictadas al amparo de la Ley Integral contra la Violencia de Género (LIVG) son inconstitucionales, porque es radicalmente falso.

¿Qué requisitos hacen falta para que un juez dicte medidas cautelares? Más información:

Fumus bonis Iuris: que un hecho investigado tenga carácter de delito y la probabilidad de que el imputado hubiese participado en su comisión. Es también conocido como la verosimilitud del derecho invocado.

Periculum in mora: consiste en el temor razonable y objetivamente fundado de la parte actora de que la situación jurídica sustancial, resulte seriamente dañada o perjudicada de forma grave e irreparable durante el transcurso del tiempo necesario para dictar la sentencia principal.

Cuando no existan ninguno de estos dos presupuestos, entonces no existe la necesidad ni la legalidad para aplicar una medida cautelar. Quédate tranquilo que tu presunción de inocencia como varón está salvaguardada por todas las garantías que te ofrece el sistema judicial. No tanto como a un político corrupto, pero tampoco te puedes quejar de que seas presunto culpable tan solo con ser denunciado, no exageres.

Ahora, lo que me interesa es precisamente este segundo requisito: el temor razonable y objetivamente fundado de la parte actora de que la situación jurídica sustancial, resulte seriamente dañada o perjudicada de forma grave e irreparable durante el transcurso del tiempo necesario para dictar la sentencia principal. De ahí que afirmo que las medidas cautelares que se dictan tienen como objeto proteger a las víctimas, que la LIVG ha contribuido a clarificar la situación y que por ese mismo motivo salva vidas.

Cuando una mujer da el paso, más que importante, de denunciar el maltrato, se inicia inmediatamente el protocolo de seguridad y prevención. Nada más interponer la denuncia, se establece una valoración policial del riesgo y la víctima sale de la comisaría ya con protección, si es necesario.

Son cinco los niveles de riesgo policial: no apreciado, bajo, medio, alto y extremo, y en función de cada uno se ponen en marcha unos protocolos de actuación. 

“Debe haber indicios racionales de maltrato o amenaza y una situación objetiva de riesgo para que el juez ordene esta protección. Si no se dan estas dos condiciones no se dicta la orden”, explican fuentes de un juzgado de violencia de género en Madrid

Fuente: RTVE Noticias

Y esto es lo que ha fallado en estos casos en concreto, y probablemente esté fallando en muchos más sin resultado de muerte, y por ello no nos enteramos.

Sobre las medidas de prevención que tanto os preocupan, como que te metan en la cárcel tan solo por una denuncia, también os lo aclaro:

Las medidas más comunes cuando se dicta la orden de protección son la salida del agresor del domicilio, la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación.

En casos de gravedad o de quebrantamiento de la orden de alejamiento se dicta la colocación de la pulsera GPS al matratador y en los de extrema gravedad se practica la detención e incluso puede haber prisión preventiva.

Con un nivel de riesgo bajo la policía contacta esporádicamente con la víctima y se comunica al agresor que ella dispone de protección por parte de la policía.

El riesgo medio conlleva vigilancia policial ocasional en el domicilio y lugar de trabajo de la víctima, así como en la entrada y salida de los centros escolares de los hijos. También se facilita a la víctima un terminal móvil (servicio de teleasistencia) y se comprueba si el agresor cumple con las medidas judiciales de protección.

Con un riesgo alto la vigilancia se convierte en frecuente y se insiste a la víctima para que se traslade en un centro de acogida u otro domicilio. A este nivel, la policía recomienda que se facilite dispositivos electronicos para tener controlado al maltratador.

“El riesgo extremo supone un servicio prácticamente de escolta”, aseguran a RTVE.es fuentes policiales, quienes añaden que en este supuesto la vigilancia a la víctima es “permanente” y el control de los movimientos del agresor se convierte en “intensivo”.

La policía realiza valoraciones periódicas para comprobar si se mantiene o ha aumentado el nivel de riesgo. Así, si el riesgo inicial es extremo, se revisa cada 72 horas; si es alto, cada siete días; si es medio, cada 30 días; y si es bajo, cada 60 días.

Fuente: RTVE Noticias.

¿Habéis notado que estas medidas de protección inciden en la vigilancia a la víctima, y no al agresor? ¿Habéis notado que solo en los casos en los que la valoración del peligro por parte de la policía sea de riesgo extremo es en los que puede decretarse prisión preventiva? ¿Os ha quedado claro ya el tema de la presunción de inocencia? Vale, pues sigamos.

Aclarado el tema de la presunción de inocencia y de las medidas cautelares, hablemos ahora de denuncias falsas. Desde el neomachismo y los colectivos man-defender están empeñados en incrementar artificialmente el número de denuncias falsas con el objetivo de socavar la verosimilitud de todas las denuncias por violencia de género en su conjunto. Hasta tal punto llegan en su empeño que afirman sin ruborizarse que hay incluso más denuncias falsas que denuncias totales. Bravo.

Bv6_KtVIcAMo_j5

Pero prestemos atención al tercer tweet de la captura, que es donde radica el quid de la cuestión:

¿Es lo mismo una denuncia falsa que una condena por denuncia falsa?

[Bonus Track: Qué es una denuncia falsa y qué no lo es]

Es interesante esta diferenciación. Las condenas por denuncias falsas son el 0,0026% de las presentadas, aunque ellos afirman que las denuncias falsas reales son el 110% de las presentadas (de nuevo: bravo). Dejando al margen la gañanada, pongamos el foco en el interés de matizar que no es lo mismo una denuncia falsa que una condena por denuncia falsa. De acuerdo, nada que objetar. Pero entonces estaremos de acuerdo en que no es lo mismo una violación que una condena por violación. O que no es lo mismo un maltrato que una condena por maltrato. Señores, aclárense: o follamos todos, o la puta al río. No puede ser que admitamos que las denuncias falsas reales son muchas más que las condenas por denuncia falsa, y a la vez pretendamos que hay mucha menos violencia de género que las condenas por violencia de género. Si establecemos un criterio válido, lo aplicamos a todo, no solo a lo que a vosotros os interesa.

violaciones_vs_denuncias

¿Y qué es lo que ocurre cuando el meme sobre los cienes y cienes de nuncias falsas se convierte en trending topic? Que se socava la credibilidad de las víctimas. Que a las mujeres que denuncian se les hace menos caso. Que los policías no valoran adecuadamente el riesgo. Que los jueces cada vez deniegan más órdenes de protección. Que no se decretan medidas cautelares. Que las víctimas quedan desprotegidas. Que se ponen vidas en peligro. Que nos matan.

deniegan

Así que enhorabuena a todos los neomachistas y a todos los colectivos que luchan contra contra la imposición de un nuevo paradigma hembrista promovido por el matriarcado opresor… Para defender una falsa presunción de inocencia que nunca fue puesta en cuestión habéis extendido el bulo de las denuncias falsas presentadas por miles de brujas frías y calculadoras para hundiros la vida, con la connivencia de jueces y policías acojonados por el malvado lobby feminazi… con el resultado de once mujeres muertas solo este año. Si esta es vuestra manera de luchar por “la auténtica igualdad”, os estáis cubriendo de gloria a base de bien.

En nombre de todas las mujeres maltratadas: gracias, grandísimos hijos de puta.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 325 suscriptores

26 comentarios

  1. ¿Podría cambiar las últimas tres palabras del artículo? Es contraproducente y un insulto misógeno y putófobo. Gracias. Puede poner gilipollas o mamarrachos, por ejemplo.

    Lo único que le tengo que objetar. Parece que hay un gran interés en que no se denuncie la violencia de género…

    1. Cuando dices “las últimas tres palabras del artículo”, ¿a qué te refieres? ¿A los insultos que me dedican A MÍ? No veo que sea contraproducente mostrar las reacciones, más bien creo que es un ejemplo, pero igual no lo he entendido bien.

      1. Se refiere a lo de “Gradísimos HIJOS DE PUTA”.

        No son hijos de puta, las putas no tienen la culpa de nada.

  2. Qué bien conoces el tema y que bien lo explicas. Gracias por arrojar un poco de sentido común entre tanto machista, neomachista y gente desinformada en general.

  3. Sigo sin entender una cosa, si por ejemplo hay 100 denuncias al año y solo son condenados 20, ¿las otras 80 no son consideradas denuncias falsas según tú?

    Entiendo que habrá casos en los que la denuncia será real pero no hay pruebas suficientes para condenar al agresor, pero será una parte mínima de estas.

    Ojo, no tengo conocimientos de derecho pero es lo que dicta el sentido común.

    1. Pues si eso es lo que dicta el “sentido común”, me parece que tu “sentido común” y el mío están a años luz. Pero como lo primero es reconocer la ignorancia, te lo explico:

      Si hay 100 denuncias al año:
      – 20 son condenas
      – 33 son denuncias que no se ratifican, porque la víctima tiene que volver de nuevo al juzgado a ratificar lo que dijo en comisaría y muchas no van. Por miedo, porque creen al maltratador cuando este les dice que cambiará, etc.
      – 20 son acuerdo entre fiscalía, acusación particular y defensa. Por lo tanto no acaban en sentencia condenatoria.
      – 27 acaban en absolución, bien por falta de pruebas, bien porque son desestimadas, bien porque en el juicio se demuestra que el acusado era inocente.

      Y de esas 27, hay 0.00001 que es una denuncia falsa.

      Porque tú no tienes conocimientos de derecho, pero la víctima tampoco. Se denuncian hechos. Que puede ser que no sean constitutivos de delito y estemos hablando de una relación tóxica (tú no sabes de derecho y la víctima tampoco, pero a ti te falta tiempo para acusarla de mentirosa y de querer joderle la vida a alguien, ¡qué fácil!), o puede que sí sean delito pero no existan pruebas lo bastante sólidas como para mandar a alguien a la cárcel, que parece que se os olvida que estamos hablando de un procedimiento PENAL y hacen falta algo más que indicios razonables.

      ¿Se entiende ya la diferencia, o vuestro “sentido común” os sigue dictando que las mujeres son unas brujas manipuladoras mentirosas interesadas y calculadoras que ponen denuncias falsas para conseguir una paguita?

      El Consejo General del Poder Judicial, que algo más de esto que tú y que yo me parece que saben, dicen que denuncias falsas no llegan ni al 0,5%, pero en cambio tú por el “sentido común” de cojones morenos estimas que lo que son una ínfima parte son las denuncias auténticas que no se pueden demostrar. Ole. Pero el machismo no existe.

      Pues estamos haciendo la dictadura feminazi DE PUTA PENA.

      1. A todas las feminazis, incluida la deslenguada rastrera que con su lenguaje ya se cataloga ella solita, y a todas las alimañas con carrocería de mujer que ponen denuncias falsas,, les pago vacaciones permanentes en Arabia Saudita, pero sin billete de vuelta.

      2. Se acabó mi dilema: he decidido que borrar vuestra basura como he estado haciendo hasta ahora solo os hace un favor, así que voy a publicar vuestros insultos tal y como me lleguen. Retratados quedáis.

      3. Efectivamente bien expuesto. Yo no se por que tantos tios se sienten atacados y se asustan cuando se habla de proteger a la mujer.. supongo que porque no saben lo que es vivir bajo una amenaza real… en fin, yo soy hombre, me he manifestado recientemente contra la violencia machista (pprque la sociedad en la que vivimos lo es aun), y estoy orgulloso de las feministas y de mi porque hasta ahora siempre he dado ejemplo que es lo que importa.
        Un saludo a ti y a todas las mujeres que luchan contra estos bastardos y digo bastardos pprque el insulto es cojonudo que no?.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.