Objeciones CUÑADAS a la Ley Integral contra la Violencia de Género (LIVG)

Publicado en Etiquetas: , , , , ,

Disclaimer: ya que este post se ha difundido de una manera increíble en 24 horas, aprovecho para escribir la segunda parte, que espero que pueda ayuda a alguien:

Cómo ayudar a una víctima de violencia de género o violencia doméstica

____________________________________________________

Ayer la twittera Caótica Ana se descolgó en twitter con una ristra de tweets sobre la violencia de género que dejaron sorprendidas a muchas personas, dado el perfil feminista de la twittera. Varias personas incluso especularon sobre si le habrían hackeado la cuenta los del colectivo #EXISTEN, conocidos por su abierta oposición a la Ley Integral Contra la Violencia de Género que pretenden derogar y por la que se sienten perjudicados.

Desde luego, la ristra de tweets es bastante sorprendente, precisamente porque asume como válido el argumentario machista de los denunciados al amparo de esta ley que pretenden derogar. Yo personalmente le agradezco a Ana que haya publicado la lista entera de objeciones a esta ley, porque así me facilita escribir sobre el tema de forma ordenada y desmontar una por una todas las falacias en las que se sustenta, dado que me consta que tienen cierto predicamento más allá de los colectivos varonistas, o activistas en defensa de los derechos de los pobres hombres blancos heterosexuales que están tan discriminados en esta sociedad. Los pobres.

Racismo antiblancos. Heterofobia. Hembrismo antihombres. Así sonáis.

Racismo antiblancos. Heterofobia. Hembrismo antihombres. Así sonáis.

Ana nos cuenta que la ley contra la violencia de género actual está mal por varias razones. Veamos cuales son esas razones. He respetado las faltas de ortografía del texto original, y también su error de numeración. No me lo tengáis en cuenta.

OBJECCIONES

1. Es heteronormativa: asume que las víctimas de violencia dómestica entre parejas homosexuales no merecen la misma protección.

Falso. La violencia doméstica entre parejas homosexuales, la violencia doméstica de mujeres contra hombres, la violencia doméstica de adultos contra niños, la violencia doméstica ejercida contra ancianos. Todos estos tipos de violencia están amparados. En su propia ley. En la ley contra la violencia doméstica. Donde no están es en la ley contra la violencia de género, por el mismo motivo por el que las víctimas de accidentes de tráfico no están recogidas en la ley sobre seguridad en el trabajo: porque son tipos distintos. Ya hablamos de esto hace unos días en esta otra entrada.

viol1

Por eso necesitamos leyes específicas: para tratar cada caso de acuerdo a sus necesidades. A un niño que sufre abusos por parte de uno de sus progenitores o de ambos, es absurdo que se le facilite una paga de 450€ para poder alquilar un piso: necesita medidas específicas a su situación. Igual para los ancianos dependientes que son víctimas de violencia doméstica. Y por eso necesitamos una ley diferenciada sobre violencia infantil, sobre violencia intrafamiliar, etc. Para la violencia de género lo mismo: necesitamos una ley que recoja las circunstancias específicas que concurren en este tipo de violencia. Los adalides de toda violencia es igual lo que proponen es que todas las violencias se traten de la misma manera, cuando no se puede dar el mismo trato a situaciones distintas, y precisamente lo que hace falta es aportar las soluciones concretas adaptadas a las circunstancias de cada caso.

2. Es anticonstitucional: No se pueden crear tribunales especiales por razón de sexo, edad, religión o raza. ¿Os imagináis un tribunal especifico para juzgar a musulmanes o negros? Pues eso.

Falso. Primero, el Tribunal Constitucional ya se ha pronunciado sobre la Ley Integral de Violencia de Género, y su veredicto es que es plenamente constitucional. Así que constitucionalistas de barra de bar, abstenerse. Constitucionalistas que habéis aprendido a recitar de memoria el artículo 14 pero olvidáis convenientemente el 9.2 y no alcanzáis al 15, me tenéis hasta la disposición transitoria décima.

¿Os imagináis un tribunal específico para juzgar empresarios? ¿O un tribunal específico para juzgar niños? ¿Qué es esto, Cubazuela del Norte? Pues sorpresa: existen esos tribunales específicos, concretamente los juzgados de menores y los juzgados de lo social. Los tribunales de menores, como su propio nombre indica, se dedican a juzgar hechos cometidos por menores de edad. Y los tribunales de lo social se dedican a la administración de justicia en materia laboral.

La negrita del párrafo anterior no es casual. Estos tribunales no se dedican a juzgar personas. No juzgan a empresarios ni juzgan a niños. Juzgan HECHOS. Del mismo modo, los juzgados de violencia de género no son tribunales antihombres: son organismos del Estado que se dedican a la administración de Justicia referentes a los delitos o faltas por actos de violencia de género. Una vez más, por si no queda claro: no juzgan hombres, juzgan hechos, que pueden ser constitutivos o no de faltas o delitos.

3. No es efectiva: Se siguen produciendo asesinatos. El año pasado murieron 59 mujeres. Más que en 2013.

Y el código de circulación no es efectivo porque sigue habiendo accidentes. Y el Estatuto de los Trabajadores no es efectivo porque sigue existiendo la economía sumergida y el trabajo en negro. Y el código penal no es efectivo porque se siguen cometiendo delitos.

Absurdo.

Partimos de la base de que ninguna ley va a poder eliminar al 100% los delitos a los que hace referencia. Ni siquiera la pena de muerte evita que se sigan cometiendo los delitos más graves, seamos serios.

Sobre la efectividad de la Ley Integral contra la Violencia de Género ya escribí en su momento. Una vez más, las negritas no son casuales. Se trata de una ley integral por una buena razón: los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas son la manifestación más extrema de una violencia de género que tiene muchas más aristas de las que pudiera parecer. Por mostrarlo de una manera gráfica aunque incompleta, los asesinatos serían la punta del iceberg, su manifestación más visible y directa.

piramide

¿Es efectiva la actual Ley Integral de violencia de género? Recomiendo encarecidamente leerse la ley antes de hablar. Es efectiva para todas esas mujeres que no acaban muertas: las que pueden huir de su maltratador y pueden ir a parar a un piso tutelado o protegido si no tienen medios económicos, las que pueden lograr protección y órdenes de alejamiento en un plazo razonablemente rápido gracias a los juzgados especiales (y no son todas las que lo necesitarían por falta de medios), no tienen que sufrir las agresiones verbales constantes cuando su ex-pareja va a recoger a los hijos durante el régimen de visitas, las que pueden acogerse a reducciones de jornada y a la movilidad geográfica dentro de su empresa o la extinción del contrato de trabajo generando derecho a paro para dificultar al maltratador que las localice, las que están al borde de quebrarse y pueden recibir asistencia social integral gratuita y asistencia jurídica gratuita, a las que necesitan ayudas económicas por su situación de especial desprotección, y otros “beneficios” que la ley establece (me asquea usar la palabra “beneficios” en este contexto, como si ser una víctima de la violencia de la persona que dice amarte tuviera algún “beneficio”). Para todo eso es efectiva la ley integral contra la violencia de género. ¿Es efectiva para prevenir los asesinatos? Difícilmente ninguna ley lo será.

4. Vulnera la presunción de inocencia. Los supuestos maltratadores tienen que demostrar que son inocentes,no la acusación que sean culpables. Esto vulnera la Declaración Universal de Derechos Humanos, articulo 11 para ser más exactos.

Que cites la Declaración Universal de Derechos Humanos para sustentar tu tesis no lo hace más cierto. La LIVG no viola la presunción de inocencia, ya hablamos de ello también aquí.

La Ley Integral contra la Violencia de Género no cuestiona la presunción de inocencia de nadie. Si no lo crees te invito a que leas la ley (aquí la tienes) y luego me señales en qué punto te convierte a los hombres en presuntos culpables que tienen que demostrar su inocencia. En ningún sitio.

Lo que sí prevé son una serie de medidas cautelares. Las medidas cautelares tienen como objeto la prevención de la víctima y deben cumplirse una serie de criterios estrictos para que puedan decretarse, no son una medida arbitraria, no es tan sencillo como pretenden haceros creer: ella denuncia y te meten automáticamente en la cárcel hasta que salga el juicio, no, esto no va así, y quien te lo cuente de esa manera te está engañando con objeto de manipularte. Para más información sobre la presunción de inocencia y los pobres hombres denunciados en falso que acaban en el calabozo un fin de semana y quedan señalados de por vida, os recomiendo este artículo donde os busqué toda la documentación y la expuse de forma ordenada para aclarar conceptos.

Es curioso como en un caso de robo, por ejemplo, basta la palabra de la víctima para una sentencia condenatoria, y en casos laborales incluso se invierte la carga de la prueba y es la empresa quien tiene que demostrar su inocencia, mientras que en el caso de violencia de género resulta que se pone en cuestión la palabra de la víctima de forma sistemática y se da pábulo a las denuncias falsas cuando está demostrado que la violencia de género y las violaciones son dos delitos que se denuncian muy por debajo de su incidencia real y además los casos de denuncias falsas son significativamente inferiores en % a otros delitos, como por ejemplo los robos.

violaciones_vs_denuncias

6. Se producen usos fraudulentos: Mujeres que aprovechando las ventajas económicas y sociales que da las usan en su beneficio.

No, no me olvido del punto 5, es que Ana se ha liado con la numeración.

Cierto pero con matices. En toda ley se producen usos fraudulentos, desde los que denuncian un robo para cobrar el seguro hasta las denuncias por violencia de género. Ahora bien, varios aspectos:

Primero, el Consejo General del Poder Judicial ha declarado que las condenas por denuncia falsa no alcanzan ni el 1% del total, muy por debajo en otros delitos. ¿Tanto insistir en la presunción de inocencia, y asumimos que las mujeres denuncian en falso sin condena que lo demuestre? Si vais a utilizar una doble vara de medir al menos intentad disimular un poco.

Segundo, el machirulado considera que todas las denuncias son falsas excepto lo que acaba en condena. Y de esas, la mitad también porque son por acuerdo. Si te declaras culpable por miedo a que el juez te imponga una pena mayor, es que en realidad eres inocente víctima de una denuncia falsa. Todo muy lógico. Si ese razonamiento mental no os hace ni siquiera dudar, mira yo ya no sé.

Tercero, el bajo porcentaje de denuncias falsas acreditadas que publica el CGPJ tiene un motivo, y está en las dificultades para denunciar este tipo de delitos. Desde la Mossa que te atiende y te dice que vaya lío en el que te vas a meter, que es un follón, que no denuncies y mejor sigas adelante con tu vida; hasta la asistente trabajadora social (perdón) que te dice que si no verbalizaste el origen de la agresión en urgencias (no podías porque allí estaba tu pareja tomándote de la mano y vigilando que no se te ocurriera abrir la boca más de la cuenta) ahora ya no puedes denunciarlo; hasta el trámite de ratificar la denuncia una vez puesta y que es otro mal trago, en el que muchas denuncias se caen y no llegan a ser ratificadas. Todo son trabas y más trabas para denunciar. No me sorprende que el número de denuncias falsas sea tan bajo: denunciar violencia de género no es un paseo precisamente, se parece más a una carrera de obstáculos.

No me sorprende que haya tan pocas denuncias por violencia de género: lo que me sorprende es que tantas lleguen a juicio, ya que todo el proceso está organizado de forma perversa para desincentivar la denuncia.

7. No es justa: Deja a ciertos sectores de la población desprotegidos (hombres, homosexuales) ante situaciones de maltrato similares.

Falso de nuevo. Véase punto 1. Ya lo hemos comentado más arriba, creo que no vale la pena repetir otra vez lo mismo.

Creo que la ley mejoraría si se cambiaran un par de puntos:

Ana en su espíritu crítico y constructivo, hace una serie de propuestas para mejorar una ley que ha demostrado no conocer, ni en su espíritu ni en su letra, pero aún así tomemos en consideración sus propuestas de mejora que entiendo que son bienintencionadas, y analicémoslas.

1. Sólo deberían poder beneficiarse de las ventajas económicas o familiares mujeres con sentencia de maltrato,no debe valer sólo la denuncia

Como siempre, recomiendo leer la ley, algo que Ana obviamente no ha hecho. Las “ventajas económicas” a las que se refiere son limitadas en el tiempo y en situaciones muy puntuales. Me referiré a un caso particular que conozco bastante bien: el mío propio. Mi ex marido está denunciado por maltrato continuado, agresiones sexuales continuadas y subsidiariamente abusos sexuales continuados. ¿Dónde está mi paga? En ningún sitio. No existe. Mi situación no entra dentro de lo que prevé la ley. Tengo ingresos propios, tengo donde vivir, no dependo económicamente de él, tengo los recursos suficientes como para no tener que volver al domicilio común y no necesito estas ayudas. Hay muchísimas mujeres maltratadas que no tienen esta suerte: que no tienen ingresos propios, que no tienen ahorros personales porque la economía doméstica era controlada por su pareja, que no podían trabajar, que no tienen recursos para librarse de su maltratador y que necesitan estas ayudas para sobrevivir. ¿Deben esperar a que salga el juicio, en ocasiones varios años? Recordar en este punto que los juicios rápidos se producen en casos muy concretos cuando se activan los protocolos de urgencia, y que no todos lo son. Mi querella fue admitida a trámite un mes y pico o casi dos meses después, y tres meses después de presentarla tendré que ir a testificar por primera vez ante el juez. La instrucción es probable que se alargue más de un año más. ¿Y mientras tanto, qué? ¿A verlas venir? Para autoafirmaros grandes defensores de las Auténticas Víctimas(c) , proponéis métodos bastante cuestionables.

2. No debería haber calabozo a no ser que hubiera convivencia con la posible víctima o se pillara en pleno maltrato. Una orden de alejamiento me parece suficiente en este sentido. A excepción de los dos supuestos anteriores.

Que lo digan a las 11 mujeres que el año pasado denunciaron a sus maltratadores y acabaron asesinadas, si una orden de alejamiento es suficiente. Órdenes de alejamiento que, por otra, cada vez se deniegan más, con la consecuencia de que mujeres que denunciaron maltrato acaban asesinadas. ¿Y me decís que la LIVG no sirve porque las siguen matando? ¿Pues en qué quedamos entonces? Si vuestro razonamiento fuese el de proteger a las mujeres maltratadas, habría que ordenar mayores medidas de protección, no menos. Se os ve un poquitín el plumero.

deniegan

Por otro lado, algo que Ana desconoce porque no se ha preocupado de informarse y está hablando de oídas, hace falta algo más que una simple denuncia para que el denunciado vaya al calabozo. Entre ellas que haya convivencia con la posible víctima o que se le pille en pleno maltrato. ¡Sorpresa! ¿Cómo funcionan las medidas preventivas? Eso que tanto os preocupa, como que te puedan meter en el calabozo tan solo por una denuncia, también os lo aclaro.

Para empezar, las medidas cautelares en casos de violencia de género y entre ellas la detención se regulan, resumiendo mucho, mediante la Circular 4/2005 relativa a los criterios de aplicación de la Ley Orgánica de medidas de protección integral contra la Violencia de Género, el Protoloco de actuación de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de coordinación con los Órganos Judiciales para la protección de las Víctimas de Violencia Doméstica y de Género y la Intrucción Nº 10/2007 de la Secretaría de Estado de Seguridad por la que se aprueba el Protocolo para la Valoración Policial del nivel de riesgo de Violencia contra la Mujer en supuestos de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre. Los enlaces son los pdfs a los documentos oficiales. Os lo resumo:

Cuando una mujer da el paso de denunciar el maltrato, se inicia inmediatamente el protocolo de seguridad y prevención. Nada más interponer la denuncia, se establece una valoración policial del riesgo y la víctima sale de la comisaría ya con protección, si es necesario.

Son cinco los niveles de riesgo policial: no apreciado, bajo, medio, alto y extremo, y en función de cada uno se ponen en marcha unos protocolos de actuación. 

“Debe haber indicios racionales de maltrato o amenaza y una situación objetiva de riesgo para que el juez ordene esta protección. Si no se dan estas dos condiciones no se dicta la orden”, explican fuentes de un juzgado de violencia de género en Madrid.

Las medidas más comunes cuando se dicta la orden de protección son la salida del agresor del domicilio, la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación.

En casos de gravedad o de quebrantamiento de la orden de alejamiento se dicta la colocación de la pulsera GPS al matratador y en los de extrema gravedad se practica la detención e incluso puede haber prisión preventiva.

Con un nivel de riesgo bajo la policía contacta esporádicamente con la víctima y se comunica al agresor que ella dispone de protección por parte de la policía.

El riesgo medio conlleva vigilancia policial ocasional en el domicilio y lugar de trabajo de la víctima, así como en la entrada y salida de los centros escolares de los hijos. También se facilita a la víctima un terminal móvil (servicio de teleasistencia) y se comprueba si el agresor cumple con las medidas judiciales de protección.

Con un riesgo alto la vigilancia se convierte en frecuente y se insiste a la víctima para que se traslade en un centro de acogida u otro domicilio. A este nivel, la policía recomienda que se facilite dispositivos electronicos para tener controlado al maltratador.

“El riesgo extremo supone un servicio prácticamente de escolta”, aseguran a RTVE.es fuentes policiales, quienes añaden que en este supuesto la vigilancia a la víctima es “permanente” y el control de los movimientos del agresor se convierte en “intensivo”.

La policía realiza valoraciones periódicas para comprobar si se mantiene o ha aumentado el nivel de riesgo. Así, si el riesgo inicial es extremo, se revisa cada 72 horas; si es alto, cada siete días; si es medio, cada 30 días; y si es bajo, cada 60 días.

Fuente: RTVE Noticias.

Supongo que ahora queda un poco más claro, ¿no?

Por cierto, si os preocupa mi ex marido, os diré que sigue (supongo) acudiendo a su trabajo con normalidad y haciendo su vida como un ciudadano más, que no ha entrado en la cárcel porque al no haber convivencia no hay peligro (en principio) y que el único contratiempo que tiene que asumir es ir a testificar al juzgado por primera vez dentro de unos días. La que cada día sale del trabajo a una hora distinta, la que que cambia de ruta de forma aleatoria, la que se baja en paradas diferentes, la que vigila a su alrededor y pega un bote cada vez que ve un coche negro acercarse aunque ni siquiera sea de la misma marca y modelo, la que ve alteradas sus rutinas y sigue un protocolo de protección antiterrorista, la que vive con miedo… soy yo. Gracias por preocuparos por mí.

No conozco asociaciones de afectados por denuncias de robo, asesinato falsas. Pero sí muchas con esta ley. Creo que es sintomático.

En esto le tengo que dar la razón, pero discrepo en la valoración. Es sintomático, pero no de que la ley esté mal o ampare un número excesivo de denuncias falsas, sino por todo lo contrario: por las resistencias de determinados colectivos a perder sus prerrogativas al amparo de una concepción determinada de la masculinidad heteronormativa que tanto le preocupa a Ana.

Yo no creo que los hombres que maltratan sean locos, ni que sean la maldad personificada. Creo que responden a una serie de valores aprendidos, a unos estímulos concretos y a una inseguridad intrínseca. Cuando un maltratador le dice a su víctima que viste como una puta por ponerse falda, o que le humilla como hombre cuando su víctima quiere quedar con sus amigos, este maltratador no es consciente de que está maltratando a su pareja: cree sinceramente que él es la víctima de esta situación, cree que está siendo humillado por su pareja y responde a esos estímulos de la manera que sabe y puede.

Estos hombres creen tener derecho a imponer a sus parejas una manera de vestir, de comportarse y de actuar. Y cuando sus parejas no se comportan conforme a esos patrones, se sienten agredidos, humillados y maltratados. Y reaccionan. Y cuando sus parejas toman la decisión de separarse y de denunciarles, se sienten doblemente agredidos, humillados y maltratados, y creen estar siendo víctimas de una denuncia falsa: encima que se viste como una puta, encima que zorrea con sus amigos, va la muy hija de puta y le pone una denuncia falsa. Y como todo el sistema es hembrista y protege a las mujeres, va el juez y admite la denuncia a trámite. Estos hombres que así funcionan no son capaces de ver que no son víctimas sino agresores. No son capaces de ver que no tienen derecho a exigir ni mucho menos a forzar la sumisión de sus parejas.

Las denuncias falsas de robo están muy perseguidas porque la estafa económica que supone a las aseguradoras es importante. ¿Por qué no se hace lo mismo con estafas al estado que afectan de manera tan emocional y personal a tanta gente?

Falso de nuevo. Las denuncias falsas están perseguidas. Cualquiera que haya entrado alguna vez en cualquier comisaría de España, lo primero que ve nada más entrar, justo en el mostrador donde te piden el DNI y te preguntan que para qué has ido, hay un cartel enorme que informa que poner denuncias falsas es un delito y las penas con las que es perseguido. De hecho, si hay cifras del Consejo General del Poder Judicial, es precisamente porque esos delitos se persiguen.

Por otro lado, si tan claro tienen los denunciados “en falso” que su acusadora ha cometido un delito, que la denuncien en un juzgado en vez de hacerlo en los foros, en sus asociaciones o en internet. Y la misma presunción de inocencia que exigen para sí mismos, la tendrá ella hasta que el juez determine si fue una denuncia falsa o no.

Otra cosa ya es que se persigan con la intensidad que a determinados colectivos les gustaría, más partidarios de incrementar las penas a quienes no puedan demostrar sus denuncias (que no significa que sean falsas) que de incentivar a que denuncien a todas esas mujeres que viven bajo el yugo del maltrato sin poderse librar de él. Cuando hacéis tanto hincapié en las denuncias falsas y os esforzáis tanto en generar el rechazo social tan grande, lo que estáis haciendo es que muchísimas víctimas no se atrevan a denunciar por miedo a que se las considere unas mentirosas cuando intenten denunciar maltratos que se han producido en el hogar y sin testigos.

En el infierno que pasan esas mujeres que no se atreven a denunciar porque las maltratan sin testigos en la intimidad de las cuatro paredes de su casa, en ellas nadie piensa. En la tortura que es pensar que nadie te va a creer, que vas a acudir a la policía y van a pensar que te lo inventas porque quieres una paga o porque quieres fastidiar a tu pareja. ¿Pensáis alguna vez en ellas? No, claro. Pensáis en la tortura que es para los hombres que les denuncien “en falso”, aunque todo el sistema esté montado para cribar esas denuncias falsas y descartarlas antes de que lleguen a término. Pero en todas esas mujeres a las que estáis sepultando en más miedo del que ya sufren, que no se atreven a denunciar por su maltratador pero también por vuestra culpa porque si no tienen testigos las acusaréis de mentirosas y de denunciar en falso… en ellas no pensáis.

10355803_967665173273830_7529755997197977632_n

No se puede ir con la opinión por delante de que todos los hombres son unos machistas y piden la custodia compartida por no pagar la pensión.

Creo que nadie va con la idea de que todos los hombres son unos machistas ni que piden la custodia compartida para no pagar la pensión. Pero sinceramente, huele bastante que aquellos en particular que no han ejercido la corresponsabilidad durante el matrimonio, que no se han encargado de cuidar de sus hijos, que han delegado en su mujer las tareas del hogar y la educación de los niños… de repente sientan una súbita paternidad sobrevenida que no se ha manifestado en todos los años de vida de su retoño, y que aparece cuando les informan del importe de la pensión de manuteción. Qué poderes mágicos obra ese milagro es algo que desconozco. Pero en estos casos particulares, sí me permito dudar de las intenciones.

Espero en la medida de lo posible haber contribuido un poquito a aclarar algunas objeciones cuñadas sobre la ley integral de violencia de género. Porque estos argumentos son recurrentes y estamos hartos/as de oírlos. No solo entre colectivos mandefender, son opiones propias de gente malinformada o directamente desinformada, que ha oído campanas y no sabe de dónde, de gente que tiene un amigo de un primo de un cuñado al que la loca de su exmujer le denunció en falso, de gente que le da mayor veracidad a la palabra del acusado cuando es hombre que a la palabra de la víctima por ser mujer. Porque eso, también, es uno de los motivos que da pie a que exista violencia de género.

___________________

Añado: si la mayor crítica que podéis hacerle al texto es que en 4.200 palabras he cometido dos faltas de ortografía, os doy las gracias por ayudarme a mejorar mi redactado. Y por llamarme PUTA CLASISTA también os doy las gracias. Suele decirse que los comentarios a cualquier texto feminista justifican por sí solos el feminismo. Me decepcionaríais si no lo confirmamos también esta vez. ¡Venga, ánimo!

puro amor

Los mismos que te dedican palabras amorosas, para criticar un texto no son capaces de pasar del título. Y se ofenden. En fin. Tal vez en realidad os subestimo, pero creo que podéis hacerlo un poco mejor.

cuñado

BOLA EXTRA: ¿Qué significa ser un CUÑAO?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.426 suscriptores