Mujeres que retiran la denuncia

El mismo día que nos enteramos del asesinato de otra mujer (otra más, ¿cuántas van ya?) por parte de su pareja, una mujer que ya había denunciado en el 2008 (a saber desde cuándo llevaría aguantando maltrato) y que no consiguió medidas de protección, que retiró la denuncia… El mismo día nos enteramos también de que procesan por malos tratos a este personaje, Rubén Castro, que fue aclamado como un héroe en el campo por la hinchada:

Rubén Castro oé. No fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien.

Se conoce que aclamar a un presunto maltratador y humillar a una mujer es menos grave que silbar el himno, o al menos yo no recuerdo que el gobierno emitiera un comunicado al respecto ni que interviniera el comité antiviolencia. Tampoco que se plantearan endurecer las leyes para evitar que vuelva a suceder. Será que las mujeres nos merecemos menos respeto que una melodía por muy simbólica que sea, pero ¿qué sabré yo? Sólo soy una chica.

 

Las dos víctimas retiraron sus denuncias. La exmujer del ministro López Aguilar también presionó para que su hijo retirara la denuncia, por citar solo 3 de los casos que han ocupado recientemente los medios de comunicación. Las entiendo a todas. Me resulta muy fácil imaginar por qué han actuado así. Cuando denuncias, tienes que enfrentarte a cientos de gestos cotidianos de rechazo:

  • Hay muchas denuncias falsas.
  • Le denuncias por rencor.
  • Las mujeres sois muy manipuladoras.
  • Lo que buscas es una paguita.
  • Haces esto por joder, porque estás resentida.
  • ¿Cómo es posible aguantar tanto tiempo? ¿No te lo estarás inventando?
  • Algo sacarías tú para seguir con él.
  • Si me pasara a mí le dejaría a la primera.
  • Le vas a hundir la vida. A él. Al pobre.
  • ¿Y los hombres maltratados qué?

No sé decirlo más claro: me tenéis hasta el coño con vuestro victimismo de polla herida. Ni una sola campaña de concienciación centrada en los agresores. Ni una sola campaña para decirles a ellos: “si necesitas controlar a tu pareja de forma obsesiva, si tienes una necesidad patológica de limitar la libertad de tu pareja, hay salida: llama al 016, podemos ayudarte”. Nada de eso: lo que recibimos son insultos, culpabilización y carga de la responsabilidad sobre nuestras espaldas. Ellos reciben el apoyo y el amparo de la sociedad. Si hace falta, hasta vítores desde el graderío. Muy bien. 

Hay que volver a repetir lo de siempre, porque no queda claro:

  • NO es un momento en que se les va la cabeza
  • NO es un calentón
  • NO están locos
  • NO son enfermos
  • Para llegar a esto son necesarios AÑOS de maltrato, de machaque psicológico e incluso físico.

Y, por otro lado, tenemos que aguantar desde las instituciones mensajes del tipo:

¡Denuncia, mujer! Si no denuncias no podemos ayudarte.

Por mí os podéis ir todos a la mierda en fila de a uno.

Empezad por no convertir el proceso de denunciar en un puto infierno, en una carrera de obstáculos. Porque en aquellas comisarías donde haya un Grupo de Atención a la Víctima realmente haya ALGUIEN que atienda a las víctimas, que no tengas que ir hasta 6 veces a denunciar porque LA ÚNICA persona en toda la comisaría en la unidad “especializada” no está, se ha ido, no ha llegado todavía, está comiendo o ha terminado ya su jornada. Y que esta persona de la unidad “especializada” tenga realmente formación especializada y no te vuelva a preguntar en comisaría las mismas estupideces que te han preguntado ya toda una panda de GAÑANES y que te hacen sentir que estás perdiendo el tiempo, que nadie te va a entender, que ya te buscas tú la vida como puedas. 

Seguid por dejar de culpar a la víctima, que hasta me he tenido que aguantar apretando los dientes que me digan que nos maltratan porque lo consentimos, que es peor la víctima que consiente que el agresor que maltrata, manda cojones, o que hay mujeres que consienten ser maltratadas a cambio de bolsos de marca. No sé qué es lo que tiene esta gente en lugar de entrañas. 

Podéis continuar por mejorar las medidas de protección, que cada vez se deniegan más y luego nos echamos las manos a la cabeza cuando ocurre una desgracia, y facilitar acompañamiento psicológico a quien denuncia desde el minuto cero, y veríais cómo así se reducen muchísimo las denuncias retiradas y facilitaríais la aportación de pruebas al juicio, que cuando tiene lugar un juicio rápido lo normal es que la víctima aún esté en estado de shock, no recuerde muchas de las cosas que han ocurrido durante todo el tiempo que ha aguantado y el síndrome de estrés postraumático y la dependencia psicológica y en muchos casos también económica hacen muy difícil que testifique. Aplicad correctamente el Protocolo de Estambul y evitad la victimización secundaria en los juzgados

Y terminad con la vergüenza de las condenas alternativas a la prisión, que son un jodido cachondeo: las víctimas nos merecemos justicia y no que nos hagan pasar un infierno al denunciar para que al término del proceso que puede durar meses cuando no años, encima se rían en nuestra puta cara. El auto de procedimiento abreviado de Rubén Castro se dictó a finales del año pasado y aquí estamos, en junio y tan campante.

Solucionad todo esto, y luego si queréis nos dáis la charleta sobre lo importante que es denunciar. Mientras tanto, cuando veas a una mujer que tiene el valor de ir a comisaría a contar lo que le ocurre y acaba retirando la denuncia, en lugar de juzgarla a ella, ya que no eres capaz de ponerte en su situación y de entender por todo lo que le han hecho pasar para acabar quebrando su voluntad de denunciar cuando reunir el valor para hacerlo ya le ha costado un triunfo, ten al menos la vergüenza de respetarla y cerrar la bocaza. Probablemente esté demasiado ocupada intentando seguir con vida como para encajar en tus esquemas de cómo deberían ser las cosas. 

Cuando una mujer maltratada logra reunir el valor suficiente para denunciar y acaba retirando la denuncia, lo que ha fallado no es la mujer maltratada: lo que falla es todo lo demás.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.399 suscriptores

16 comentarios en “Mujeres que retiran la denuncia

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas navegando, entenderé que confirmas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar