¿Por qué no se denuncia la violencia machista?

Artículo de María Concepción Torres Díaz publicado en El Diario.es

Centrando la atención en los motivos por los cuales las víctimas no denuncian se podrían destacar principalmente tres (recogidos en la Macroencuesta de 2015): no conceder suficiente importancia a la violencia de género sufrida (44,6%), miedo (26,56%) y vergüenza (21,08%).

Manifestación en Santander contra la violencia de género
Manifestación en Santander contra la violencia de género

El viernes 12 de junio el Grupo de Expertos/as en Violencia de Género y Doméstica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hacía público el informe de datos judiciales estadísticos sobre violencia de género correspondientes al primer trimestre de 2015. Entre los datos que cabe reseñar cabe prestar especial atención a las denuncias por violencia machista. Y es que se observa una disminución en las denuncias presentadas en el primer trimestre de 2015 con respecto al trimestre de 2014. En este sentido cabe destacar que mientras que en estos primeros tres meses del año 2015, el número de denuncias presentadas por violencia machista se situó en 30.293, en 2014 el número de denuncias ascendió a 30.411. Se observa en este último año un descenso del 0,4%. Descenso que, quizás, no sea muy acusado pero que cruzado con otros datos como las renuncias a seguir con el procedimiento, el acogimiento a la dispensa para no declarar, los sobreseimientos, etc. revelan dimensiones de este tipo de violencia que es necesario abordar.

El gráfico que sigue recoge los datos sobre denuncias correspondientes al primer trimestre de los años comprendidos 2010-2015. Se aprecia una tendencia reduccionista en el número de denuncias presentadas. Así, mientras que en 2010 y 2011 el número de denuncias se situó en 32.492, en 2013 sufrió un notable retroceso situándose en 29.487 – la más baja del periodo seleccionado.

Torres1_EDIIMA20150614_0360_5
Siguiendo con el análisis de las denuncias presentadas por violencia machista corresponde – en estos momentos – determinar ¿quién o quiénes denuncian las situaciones de maltrato en el ámbito afectivo/convivencial? Pues bien, el gráfico que sigue recoge los datos sobre esta cuestión.
Torres2_EDIIMA20150614_0361_5Se observa como la mayoría de las denuncias por violencia machista provienen de atestados policiales con denuncia de la víctima (19.495), le siguen los atestados policiales por intervención directa policial (4.650) y los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado (3.529). A continuación, se sitúan las denuncias presentadas directamente por la víctima en el juzgado (1.399), las denuncias por servicios de asistencia o terceros en general (641), las denuncias que provienen de atestados policiales con denuncia de familiares (346) y, por último, las denuncias presentadas directamente por familiares en el juzgado (233).

Siguiendo con el estudio de los datos de denuncias por violencia machista corresponde en estos momentos llamar la atención sobre el escaso número de denuncias presentados por familiares de la víctima. Una cuestión que no es nueva ya que se repite a lo largo de la serie histórica en los datos judiciales estadísticos del CGPJ y que también recogió la Macroencuesta sobre violencia de género 2015.

Relacionando los datos sobre denuncias con las víctimas mortales por violencia machista en lo que llevamos de 2015, conviene significar que de un total de 14 víctimas mortales (según los datos provisionales de la ficha-resumen del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) solo tres habían presentado denuncia. En dos de los casos la denuncia había sido presentada por la propia víctima mientras que en uno la denuncia había sido presentada por otra persona.

Tras los datos expuestos las preguntas que subyacen podrían ser: ¿Por qué las víctimas no denuncian?; o, ¿Por qué no se denuncia la violencia machista?

Pues bien, centrando la atención en los motivos por los cuales las víctimas no denuncian se podrían destacar principalmente tres (recogidos en la Macroencuesta de 2015): no conceder suficiente importancia a la violencia de género sufrida (44,6%), miedo (26,56%) y vergüenza (21,08%). Pero junto a éstos hay otros que aunque tienen una incidencia menor conviene no minusvalorar, entre ellos: carecer de recursos económicos propios (8,36%), autoinculpación (9,22%), dependencia emocional (9,05%), miedo a perder a los hijos/as (8,36%), temor a que se cuestione su credibilidad (8,23%) y, no menos importante, no querer que su pareja o ex pareja fuera arrestada (7,39%) o no querer que sus hijos/as perdiesen a su padre (6,79%). Por último, aunque con un porcentaje mucho menor, otro motivo para no denunciar es por disuasión por parte de la propia pareja o de un tercero (3,92%).

A bote pronto, una lectura rápida de los motivos aducidos para no denunciar nos permite relacionarlos con la propia forma de socialización patriarcal y los mandatos patriarcales del sistema sexo/género en el ámbito afectivo/convivencial. Mandatos que hacen ver como normal situaciones que constituyen auténticos abusos de poder. En este punto los datos relacionados con el no conceder suficiente importancia a la violencia de género sufrida, los datos sobre el miedo que paraliza e inmoviliza a las víctimas o los relacionados con ese sentimiento de vergüenza que albergan resultan significativos. Por no citar los referidos a la autoinculpación, el miedo a perder a los hijos e hijas o los relativos a que se cuestione su credibilidad.

Llegados a este punto, y para concluir este post, simplemente apunto algunas reflexiones sobre las implicaciones de la denuncia. Y es que denunciar la violencia machista no es fácil (y menos para las víctimas) porque lleva de suyo un posicionamiento claro frente al pacto patriarcal. Supone romper con el contrato sexual sobre el que se han erigido (y erigen) las relaciones políticas, económicas, sociales, culturales, etc. De ahí los obstáculos y resistencias que tienen que sortear las víctimas si deciden denunciar pese a que el discurso oficial las anima a ello. Y hablar de obstáculos y resistencias en el ámbito de la violencia machista no es nuevo. Ya lo apuntaba Stuart Mill (1806-1873) cuando denunciaba la dimensión patriarcal de la Justicia y cuando señalaba como la mujer “es la única persona (…) que, después de probado ante los jueces que ha sido víctima de una injusticia, se queda entregada al injusto, al reo. Por eso las mujeres apenas se atreven, ni aún después de malos tratamientos muy largos y odiosos, a reclamar la acción de las leyes que intentan protegerlas; y si en el colmo de la indignación o cediendo a algún consejo recurren a ellas, no tardan en hacer cuanto sea posible por ocultar sus miserias, por interceder en favor de su tirano y evitarle el castigo que merece”.

Obviamente, la situación actual no se corresponde totalmente por la descrita por el autor de ‘La esclavitud femenina’ pero sí se dan muchos elementos de convergencia como cabe extrapolar del fragmento extracto en este post.

Artículo de María Concepción Torres Díaz publicado en El Diario.es

Y añado: podéis seguir intentando magnificar la importancia real de las denuncias falsas, cuando los datos dicen que las denuncias presentadas directamente por la víctima en el juzgado son un porcentaje mínimo y la abrumadora mayoría se presentan con atestado policial inluido, por intervención directa de la policía, o perseguidas de oficio cuando el hospital (siguiendo el protocolo) remite el parte de lesiones directamente al juzgado. Habláis de una súper abrumadora mayoría de denuncias falsas cuando ni siquiera son las propias víctimas las que denuncian directamente sino que es la policía quien recoge el atestado y anima a denunciar los hechos. Una vez más, los datos desmienten el lloriqueo en defensa de los tropocientos millones de pobres hombres inocentes con vidas sesgadas por brujas manipuladoras que solo quieren joderles la vida y conseguir una paguita.

Y no, por mucho que os empeñéis, defender a los “pobres hombres denunciados en falso” no implica defender a todas las víctimas. De las 14 mujeres asesinadas en lo que va de año, solo habían denunciado 3. Tres mujeres que denunciaron y no fueron adecuadamente protegidas, porque no le vamos a joder la vida a un pobre hombre inocente que igual es víctima de una denuncia falsa, ¿verdad? Mejor arriesgarnos a que ella sea asesinada para no joderle la vida a él. Al pobre. Porque eso según vosotros es estar de parte de todas las víctimas. Se os ve un poquito el plumero. ¿Y qué ocurrió con las otras 11? Que no se atrevieron a denunciar. Y ahí arriba están los motivos. Si aún creéis que el dicurso de los millones de denuncias falsas no tiene nada que ver con que esas víctimas no denunciaran, hacéoslo mirar.

Son vasos comunicantes: cada vez que magnificáis el dicurso de las denuncias falsas, estáis contribuyendo a joderle la vida a una víctima que no puede salir de esa situación, que no se atreve a denunciar. Ese “pobre hombre” denunciado (supuestamente) en falso tiene de su parte un sistema legal plenamente garantista, no te necesita también a ti para proteger sus derechos, mientras que la víctima de maltrato está sola, tiene que enfrentarse al aislamiento social y la auto-culpabilidad, y una vez que por fin se atreve a denunciar tiene que hacer frente a un sin fin de barreras para demostrar el maltrato sufrido.

La realidad no son las denuncias falsas sino las que no se hacen, la violencia de género que queda invisible“.

Miguel Lorente.

 

¿Tienes algo que comentar?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 228 suscriptores

Si continúas navegando, entenderé que confirmas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close