Píldoras dominicales #2

#16 Inquietantes resultados de un estudio de la Fundación Salud y Comunidad. En él se analiza el consumo de alcohol y drogas en locales nocturnos y su relación con los abusos sexuales. Los hombres del estudio (18-35) años condenan los abusos. Eso sí, atentos a las situaciones y conductas que no consideran como vejatorias: insultos, comentarios sexuales incómodos, tocamientos no consentidos, acorralamiento, insistir a pesar de las negativas o la creencia de tener un derecho adquirido sobre la mujer. (…) Las mujeres, según este estudio, sienten que si no han dicho no en un primer momento ya tienen que aceptarlo todo. Algo sigue funcionando fatal cuando, siendo personas absolutamente independientes, seguimos sintiéndonos culpables. Y es que, ah, se me había olvidado comentarlo, en este contexto, el haber ingerido alcohol (y/o drogas) suele ser, sino oficial, oficiosamente, un atenuante para el varón pero un agravante para la mujer. {Leer más}

#17 Una encuesta realizada por la Universidad de Michigan mostró que tener un marido crea una carga extra de siete horas en la casa a la semana para las mujeres. Para los hombres, tener una esposa exime a una hora de tarea cada semana. Los hallazgos de Stafford se basan en el análisis de los datos recopilados desde 1968 por el Instituto de la dinámica de los ingresos familiares. Los investigadores evaluaron las actividades cotidianas de los participantes y los hombres y las mujeres interrogados sobre la cantidad de tiempo que pasaron cocinando, limpiando o realizando otras tareas domésticas. Encontraron que las mujeres jóvenes solteras estaban gastando alrededor de 12 horas a la semana en las tareas del hogar. Y las mujeres casadas con más de 60 años pasaron casi el doble de esta cantidad. Las mujeres con más de tres hijos revelaron pasar más de 28 horas semanales cocinando y la limpiando. {Leer más}

#18 ¿Por qué todos los hombres han tenido una exnovia loca? Con honrosas excepciones, el mito de la ex loca suele estar más relacionado con mentiras en la ruptura y falta de explicaciones o cierres claros que con verdaderos problemas psicológicos y situaciones dignas de camisas de fuerza. Como dice Tina Fey, “loca” suele ser sinónimo de “mujer que sigue hablando cuando ya nadie quiere acostarse con ella”.

#19 La masculinidad es muy frágil. He aquí 32 pruebas de lo difícil que es mantenerse fuerte y viril en un mundo que se está amariconando por momentos. Los hombres tienen que hacer esfuerzos verdaderamente titánicos para que no se les caiga el pito a cada paso.

 

#20 Cuando con tu defensa de la masculinidad estás validando la cultura de la violación que tanto empeño pones en negar, cuando estás diciendo que todos los hombres son unos violadores en potencia que no pueden controlarse por su propia naturaleza, pero no te das ni cuenta. Cuando las feminazis odiahombres amputapenes a las que tengo tiempo dedicas a intentar desprestigiar demuestran tener más respeto por los hombres que tú, masculinista defensor de los derechos de los hombres. 

  

 
#21 19 situaciones incomodísimas para los hombres blancos heterosexuales. Su vida es muy dura.

#22 Interesantísima explicación del origen del día del padre en España… ¿Quién podría haberlo imaginado? Si casi no se oyen lloriqueos pidiendo un día del hombre blanco heterosexual y de clase media

 

#23:

Hay dos tipos de hombres feministas: los que quieren que las mujeres follen con quien quieran y quienes apoyamos que follen si quieren. Le leí algo parecido a @JessicaFillol y creo que implica mucho sobre la sinceridad de los hombres ante el feminismo.

@JoseDominante

#24 He visto a masculinistas que no han oído hablar de feminismo prosex, escandalizados como niñas de colegio de monjas el día que toca estudiar el sistema reproductor…

#25 La noticia más triste de la semana, me ha dejado rota por dentro. Una mujer en Sevilla ingiere píldoras antidepresivas con intención de suicidarse, y mientras le están haciendo efecto un hombre la viola aprovechando su estado de inconsciencia e indefensión. Hace falta carecer de entrañas para hacer algo así. Hasta que te percatas de que, por repugnante que parezca, es algo que encaja con lo que confiesan que haría un tercio de los hombres blancos heterosexuales: forzar a una mujer a mantener relaciones si no tuviera consecuencias para ellos. 

#26 Mientras los medios y las películas comerciales nos venden el mito del tío tímido, inseguro y solitario que nunca consigue mojar y necesita la ayuda de una prostituta que se divierte con su ingenuidad, la realidad es muy distinta: la mayoría de los clientes son hombres casados que saben perfectamente lo que hacen y que buscan en la prostitución lo que sus esposas no les dejan (o dejarían) hacer en el dormitorio. Esto, por supuesto, no podría estar más lejos del sexo divertido y gentil que se correspondería con el chaval tímido, en el cual la mujer ostenta el control sobre sí misma y le enseña qué hacer; no, esta situación implica el uso objetivizado del cuerpo de una mujer para satisfacer prácticas sexuales que, fuera de ese ambiente, abochornarían al hombre que lo compra, desde la escatología hasta la violencia. El lado en el que reside el control lo cambia todo. Y el cliente, como es bien sabido, siempre tiene la razón. (…) Existe un fuerte lazo que une la pobreza y el trauma sexual infantil con la prostitución “por elección”. Cuando una mujer no tiene recursos, o no puede acceder a una educación, o ha sufrido abusos sexuales de pequeña, no es difícil que caiga en la red de la prostitución. Tal y como señala este estupendo artículo de The Guardian, muchas mujeres prostituidas eran sólo niñas cuando empezaron. En pocas palabras, el sexo abusivo se normaliza a una edad temprana y al final éste acaba usándose como vía para ganar dinero. Y cuanto más tiempo lleves dentro, más difícil te será salir. {Leer más}

#27 Puta es como se califica a cualquier mujer que no se pliega a las imposiciones del patriarcado. La promiscua, la libre, la divorciada, la madre soltera, la lesbiana, la segura de sí misma, la que aborta, la que se apoya más en sus amigas que su marido, la que decide criar a sus hijos según su criterio… Y, por supuesto, la profesional del sexo. PAULA: Es evidente que policías y políticos hacen la vista gorda la mayoría de las ocasiones. Lo que yo me pregunto es por qué los clientes no dicen nada. Ellos saben que una chica que está en situación de trata no proporciona las mismas sensaciones que una chica que es autónoma. A una chica explotada se le nota, tiene miedo, está asustada… ¿Por qué los clientes siguen yendo a lugares donde se explota así a las mujeres? ¿Cómo puedes ir a un sitio en el que sabes que hay chicas esclavas? Esos clientes son cómplices de estas situaciones. Artículo muy interesante en el que entrevistan a 4 mujeres que ejercen la prostitución.

#28 El feminismo abolicionista. Desde esta postura, consideramos que la prostitución es una forma de violencia machista. Lo creemos así porque esta actividad supone poner el cuerpo de las mujeres al servicio de la voluntad de los hombres que se creen con derecho a que haya siempre una mujer dispuesta a satisfacer sus necesidades sexuales sin rechistar. A las abolicionistas, se nos ha vituperado hasta límites extremos: nos consideran guardianas de una sexualidad tradicional que estigmatiza a las mujeres que disfrutan libremente de su cuerpo. Esto es falso y fácilmente desmontable. El feminismo abolicionista, precisamente, pone en cuestión una sexualidad heteronormativa y coitocéntrica que concibe que las mujeres están por y para satisfacer sexualmente al hombre. En contra de esto, defiende relaciones sexuales igualitarias, libres, consensuadas, recíprocas y placenteras (o sea, todo lo que no cabe en la cabeza de un putero). Defendemos que las mujeres seamos dueñas de nuestros propios cuerpos y disfrutemos de ellos como, cuando y con quien deseemos hacerlo. O sola. {Leer más}

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 370 suscriptores