Adultofobia gilipocéntrica

Publicado en Etiquetas: , , , ,

– La sociedad cada vez soporta menos a los niños pequeños.
+ No, mira: la sociedad cada vez soporta menos a los padres gilipollas. El crío no tiene la culpa de que tú seas imbécil.

Esta carta del lector publicada en El Periódico lleva estado rondando desde hace días, apareciendo de forma aleatoria en mi timelime de facebook compartido por diferentes contactos. Y me hace mucha gracia porque en él a los que queremos viajar sin críos ruidosos nos recomiendan que reservemos el vagón silencioso de Renfe. Yo tengo un defecto: tengo memoria. Y cuando me tocan los huevos, puedo ser un poco rencorosa. Y me he acordado de que cuando lanzaron el vagón silencioso de Renfe hubieron airadas protestas de padres por este vagón silencioso,  ahora nos recomiendan reservar ese vagón pero entonces que hubiera un espacio en el que no permitieran entrar a menores de 14 años les parecía que violaba la constitución España, la Europa y los Derechos del Niño, y por supuesto querían prohibirlo. Una selección de quejas de cuando Renfe lanzó el vagón silencioso:

Una breve cita del Haffington post para que entendáis a lo que me refiero del artículo “Niños no”. El triunfo del ocio solo para adultos:

La nueva moda de lugares sin niños ha despertado críticas por lo que algunos consideran una discriminación por edad. “Creo que hay una obligación de respetar a los niños“, sostiene Raquel, jurista y madre afincada en Bélgica. “Esto es una tendencia más del egoísmo y el individualismo en el que nos gusta vivir en occidente, donde se le da prioridad a la necesidad individual sobre la colectividad“, cree esta madre expatriada autora del blog Yo y mis mini yos.

(…) Jorge Cardona, miembro del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, asegura que no se puede prohibir la entrada a un menor cuando esa prohibición no sea por su bien, ya que contravendría “la Constitución Española, la Europea y los Derechos del Niño”. “Es una violación clara y objetiva del principio de no discriminación. Un niño tiene derecho a entrar donde quiera“, sentencia.

Este profesor de Derecho en la Universidad de Valencia señala que siempre debe prevalecer “el interés superior del niño” en el acceso a cualquier sitio, tal como recoge la Convención de los Derechos del Niño. “El derecho de no admisión se extiende hasta donde empieza a pisar otros derechos, y solo puede llevarse a cabo estableciendo una serie de requisitos (por ejemplo, un código de vestir), nunca una exclusión directa“, sostiene.

A esto es a lo que me refiero.

No me molestan los niños, pero me ponen del hígado los padres que quieren imponerme niños ajenos por cojones y que encima no me pueda quejar de su mala educación y la falta de límites mientras los pequeños monstruitos incordian y los padres miran para otro lado y hacen como si la cosa no fuese con ellos. Porque el problema no son los niños: el problema es la mala educación de los adultos que se la transmiten a los niños, y estos tienen bula papal porque “los niños son niños y necesitan expresarse“. Y los adultos son adultos y algunos son gilipollas que no se merecerían tener la custodia ni de un pez de colores.

 

Autora: Loish

Autora: Loish

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.431 suscriptores