Hasta que no ha venido un hombre a explicarme mi propio texto, no he entendido lo que yo misma había querido decir con lo que he escrito.

Pues gracias, supongo.

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 5.450 suscriptores