Cómo gestionar el acoso. Tú que me criticas, ¿qué me aconsejas?

Miss Mischiev. Foto de Kev Cool

Cuando en internet cometiste hace años el error de no utilizar un pseudónimo sino tu verdadero nombre y apellidos y ahora ya no es posible dar marcha atrás…

Cuando te hagan cuentas FAKE con tu nombre y foto y las hagan circular por cuentas de twitter con varios miles de seguidores, páginas de Facebook, las compartan cientos de veces en cada una, te lleguen comentarios ofensivos a diario…

Cuando te hagan hilos de 40 páginas en varios foros, entre ellos burbuja y forocoches, animando a “desenmascarar a esta feminazi”. Cuando publiquen en esos foros tu teléfono y tu dirección y se animen entre ellos a gastarte “bromas”. Cuando te metan en grupos de telegram con cientos de personas para insultarte, y no una ni dos ni tres ni cuatro veces…

Cuando tienes un éxito inesperado que te pone en el disparadero más de lo que ya lo estabas habitualmente, y te ves desbordada por toda la mierda que te cae encima de repente y con la que te dejan lidiando sola.

Cuando han reportado en masa tu cuenta de facebook personal y han logrado cerrarla… Cuando estuvieron una semana entera dando por saco reportando a muerte la página que administrábamos y lograron cerrarla varias veces también

Cuando revisen tu TL hasta el 2008 buscando cualquier cosa que criticar, aunque sea una frase aislada en un contexto concreto, una diferencia de terminología con varios meses de diferencia, lo que sea. Cuando te busquen hasta la más mínima contradicción para señalártela y llamarte mentirosa…

Cuando no puedas utilizar la ironía ni el sarcasmo porque se lo toman todo en serio por muy obvio que sea, y lo utilizan para criticarte. Cuando manipulan o sacan de contexto tus palabras, las recortan directamente para hacerte pasar por lo que no eres…

Cuando todo el puta día estás en boca de los haters machistas. Cuando hasta las supuestas aliadas te tienen bajo el microscopio para retirarte su apoyo (?) a la más mínima cagada.

Cuando la discrepancia se te castiga deseándote que te violen y que te mueras de cáncer. Cuando tienes que callar ante cosas que te parecen incoherentes para no ofender sensibilidades porque no es posible el debate, porque el matiz discordante se castiga con el aislamiento del grupo

Cuando estás permanentemente en ese estado dicotómico en el que o eres una líder de la que muchas chicas aprenden con un altavoz tremendo y una responsabilidad enorme, o eres una puta mierda que no sirve para nada y dice cosas horribles y tóxicas y tienes un discurso que da asco. Sin matices intermedios, sin escala de grises…

Cuando ante todo esto te sientes completamente sola y la que creías que era tu amiga te traiciona. Cuando abres los ojos y te das cuenta de que eso mismo se lo ha hecho ya antes a otras que también eran tus amigas y no las defendiste en su momento. Cuando te sientes engañada y utilizada. Cuando decides apartarte aunque se te parta el corazón en ello…

Cuando después de dos años tragando y dando la cara, estás ya bastante harta…

Cuando todo esto se te junta en menos de un mes, no puedes más, explotas de la peor manera posible y se te echa todo el mundo encima…

Cuando incluso quien tiene buena voluntad se pone a echarte la charla en el peor momento, cuando estás metida en pleno huracán de hateo. Cuando nos hartamos de decir que a las compañeras cuando la cagan se les señala en privado pero en la práctica las exponemos a la humillación pública colectiva y cuanto más cruel mejor, como forma de reafirmar lo buenas que son y lo por encima que están en contraposición con lo malísima que eres tú…

Cuando la mejor solución que te dan ante toda esta situación ese “¡denuncia, mujer!” y sabes por experiencia propia que denunciar no sirve de nada…

Cuando además todo esto se te viene encima en un momento personal bastante delicado, coincidiendo con el segundo aniversario de tu divorcio, después de volver a meterte de cabeza en el infierno aunque mira que te lo avisaron, y salir a duras penas. Cuando no hace ni 6 meses que estabas en el hospital, cuando hace 3 meses estabas refugiada y protegida en casa de un amigo. Cuando estás empezando una nueva etapa sola y cagada de miedo. Cuando estás aprendiendo desde cero a tener una vida más o menos organizada y a ser una persona funcional

Cuando sepáis gestionar todo esto, me contáis cómo lo manejáis, que seguro que se os da bastante mejor que a mí.  

Mira, vamos a hacer una cosa: voy a dejar los comentarios abiertos en este post (el único de todo el blog) para que si sabéis hacerlo mejor que yo, aportéis vuestros consejos, a ver qué tal. ¿Sabéis cual ha sido el consejo más repetido hasta ahora? Apártate de las redes sociales una temporada. Como como Luzhilda o Loreto Ballesteros (aka yungflacas666), como tantas otras que no pudieron soportar el acoso y acabaron hartas, cerrando sus cuentas, mandándolo todo a tomar por culo. Bueno, Lore sigue en Facebook acuchillando por la espalda a feministas que no piensan como ella, pero ese es otro tema. Yo no quiero que los haters que consigan lo mismo conmigo, no quiero que se salgan con la suya, no me da la gana de tener que apartarme de las redes sociales por el acoso, y os recuerdo que muchos de los que me estáis recomendando esto, aunque sé que lo decís por mi salud, todavía os lamentáis de todas las compañeras a las que lograron silenciar.

¿Qué ideas se os ocurren?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 325 suscriptores

19 comentarios

  1. No lo hagas. No abandones las redes sociales. Por supuesto una temporada sin estar conectada 24/7 es necesaria a veces, pero que no puedan contigo. No les des eso porque no les tienes que dar nada. Puedo estar de acuerdo contigo en feminismos o no, pero me importa una mierda. Admiro todo el trabajo que tú y gente como tú habéis logrado porque lo considero también mío. QUE NO PUEDAN CONTIGO, por favor. Puede que te haya decepcionado gente y ahí no me voy a meter, pero has ganado un montón de “fans” digitales, que aunque no sean lo mismo, piensa que has logrado que un montón de gente que no te conoce te apoye y eso no lo hace cualquiera.
    Que no pueda contigo, que no puedan con ninguna feminista y que no puedan con el feminismo. Ladran luego cabalgamos.

  2. Buenas Jessica,
    desde que descubrí tu blog a partir de Locas leo todos tus post y sigo en la medida de lo posbile lo que te está pasando.
    Primero quería decirte que admiro el hecho de estés día tras día al pie del cañón exponiendo tus ideas y exponiendote a tí misma, sin doblegarte a la presión de toda esa gente a la que no le gustan tus ideas cambiándolas u ocultándolas. Todo lo que ha pasado con el tema del veganismo es una locura lo mires por donde lo mires,y eso sumado a los machitrolls, y bueno, a todo lo demas… pues yo personalmente lo estoy flipando.
    No me gusta ver cómo, por el hecho de ser independiente y no tener que rendir cuentas a nadie, tienes que pasarte el día lidiando con stalkers a diestro y siniestro. Me duele ver cómo la gente que dice estar de nuestro lado te pega la puñalada al mínimo desacuerdo, supongo que es más fácil descalificar el discurso de alguien con quien no concuerdas que admitir que se pueden llegar a puntos en común ( o no) y entrar en el debate. Esto no es nada nuevo, lleva ocurriendo en la izquierda toda la vida, pero parece que nadie aprende de ello… en fin, solo quería decirte que, desde el anonimato, hay mucha gente que admiramos tu lucha a cara descubierta, que leemos tus post y reflexionamos sobre esas ideas, adoptándolas o no, pero siempre agradeciendo que haya un espacio como el tuyo que nos invite a formarnos.
    Si yo fuera tú, no habría aguantado ni la mitad. Yo no te critico, pero te puedo recomendar que hagas lo que te salga del mismisimo coño, la gente anónima que te lee no solo por el contenido si no también por el continente te apoyaremos.
    Ánimo.

  3. Jessica, ánimo!!!
    Me pone los pelos de punta leer lo que estás pasando, injustamente por una horada de orcos penepensantes.
    Sólo sé decir, ÁNIMO!!!
    ´Si de algo te sirve a mí me ayudaste a ver, a ver lo que estaba pasando, a ver que no era única ni debía sentirme menos o avergonzada por ser una MUJER MALTRATADA y machacada psicológicamente por un monstruo que se viste de cordero
    Tú me ayudaste sin saberlo, tú me hiciste gritar y buscar ayuda, tú me hiciste correr y ver que hay luz al final de esta oscura cueva.
    ÁNIMO!!!! No te rindas nunca
    Yo no voy a dejar de leerte y en mí tienes a una amiga que te agradece de corazón tu valor

    Un abrazo bien fuerte

  4. yo tampoco quiero que se salgan con la suya…¿Qué ideas se os ocurren? pues con esta gripe, ninguna… pero voy a consultar a mis cien mejores amigas feministas… tu tenacidad es nuestro ejemplo, indomable Chessi. Besos!!!

  5. Jessica, admiro tu trabajo y sé por lo que estás pasando. Las redes sociales son auténticos vertederos, puro reflejo de la sociedad. Es un riesgo enorme luchar contra tanto hideputa, pero si te rindes ellos venceràn. Descansa una temporada. Recupera fuerzas. Habla con los que te seguimos, desahógate e intercambia ideas y opiniones. Muchos de nosotros disponemos de tiempo para escuchar y charlar. En mi caso, como jubilado, me sobra tiempo y me encanta escuchar y cambiar ideas y posturas. Tu labor es importante. Adelante, pero recupera ese equilibrio que te quieren quitar. Cuenta con un amigo màs. Un fuerte abrazo.

  6. Jessica, admiro mucho tu trabajo; pero el feminismo te necesita fuerte. Sé que la presión sobre ti es muy fuerte, porque vas a cara descubierta. Eres fuerte, valiente y tienes tus ideas claras, a los débiles y a los que no se guían por valores éticos y morales de justicia, igualdad y fraternidad/sororidad les asustas y, por eso, te atacan.
    Tomate un descanso, aunque sea de veinte minutos cada día; pero eres muy necesaria. Eres necesaria porque nos enseñas, nos descubres cosas y nos ayudas. NO bajes los brazos. No te rindas.
    Cuenta conmigo. Te envío mogollón de amor virtual.

  7. Tus sustitutos prometen, risas aseguradas en Locas del Coño, tenemos a la censora Li Kaczynski, al personaje del Magnus, a la antirracista NegraFlor (queda prohiba usar la negrita, no sea que se ofenda) y capitaneando a tu gran ex-amiga Lidia, solo faltaria una feminista islamica y ya es que hasta me subscribo y todo.

  8. Hola Jessica,

    No te conozco de nada ni tú a mí, soy hombre, blanco y heterosexual, de mediana edad, casado y con un hijo. Soy todo lo contrario a lo que tú eres. He leído tu blog y he aprendido algunas cosas de ti, no en todo estoy de acuerdo contigo pero sí me has hecho cambiar mis puntos de vista en cierta manera. Por todo ello, gracias, y siento mucho todo el acoso que estás sufriendo.

    Mi consejo es que no desconectes del todo, eso sería darles una victoria a los haters, pero sí que te mimes un poco y des un paso atrás. Solo tenemos una vida y la persona más importante de ella eres tú misma, cuando haya pasado un tiempo y puedas relativizarlo todo, seguro que tendrás muchas más ganas de dedicarte 100% a tu lucha, que me parece muy encomiable.

    Un beso o abrazo o palmadita en la espalda, lo que mejor te parezca sin que sea machista ni condescendiente por mi parte y mucho ánimo.

  9. Hola Jessica.

    Te empecé a seguir por twitter hace unos días y me he impactado por tu fuerza y valentía. No muchas de expondrian al odio tan descarnado que tienes que enfrentar.

    Creo que la gestión de hate es sumamente difícil. Pero me parece que tu lo has hecho a la perfección sin embargo quizá un descanso te vendría bien. Y no me refiero a dejar twitter ni tu Blog, sino a tomar una pausa de la vorágine, refugiarte en la candado y hacer oídos sordos o bloquear términos, personas tóxicas, locos, acosadores y buscafamas. Y saber que hay quienes te apoyamos aunque sea de lejos.

    Gracias por el valor, gracias por ser fuerte y gracias por tu lucha.

  10. Nunca me he visto expuesta a tal cantidad de odio y acoso, no sé como podría ayudarte algo que yo diga, pero quiero que sepas que no estás sola.

  11. Mira chica, tu paciencia y tu capacidad para no mandar a tomar por culo con nombres y apellidos (para que sepan lo que es que te apunten con el dedo) a mucha gente me tiene asombrada.
    Yo ya habría claudicado.
    Te sigo y te leo desde hace un montón, y viendo cómo ha evolucionado todo, lo mejor es apartar la mierda y seguir navegando como buenamente puedas, que a quienes empatizamos contigo nos seguirá interesando lo que tengas que contar. Y, por cierto, que comas queso o tofu es algo que me la pela.

  12. Pedir ayuda.

    Por ejemplo, contactar con feministas con mucha presencia en las redes para que informen del acoso que sufres y hagan llamamientos a sus seguidores para apoyarte. O con páginas o grupos de facebook…

    Nadie debería sufrir esa mierda, y mucho menos sola. Lo que “debería ser” es que los poderes públicos nos ampararan en estas situaciones, pero por desgracia ya sabemos que no.

    Qué impotencia vivir en esta mierda de país en el que se pide 2 años y medio de cárcel a una chica que hace una broma sobre Carrero Blanco en twitter mientras no les pasa absolutamente nada a estos seres que organizan acosos, amenazas y robo de datos privados a compañeras feministas.

    Necesitamos redes feministas de apoyo, el acoso machista hay que enfrentarlo en grupo, ellos están organizados en los foros con mayor número de usuarios de habla hispana del mundo y son muchos. Para que luego digan que el feminismo no es necesario…

    Eres muy valiente. Mucho ánimo y un abrazo.

  13. Yo pase hace bastante tiempo un episodio del estilo ( no llego ni al 5%de lo que te ha pasado a ti, pero acoso al fin) en mi caso la gente no dio la cara así que jamás sabré de donde vino el golpe ( y a esas alturas ya no me interesa). Te puedo decir que yo si cerré mi cuenta ( no la usaba para activismo, mi activismo era fuera de redes, pero las usaron para fastidiarme) y déjame decirte que descubrí la vida maravillosa sin redes; más tiempo para mí, más tiempo de lectura de libros, menos visitas a fotos de gente a la que la verdad ni le hablo, y menos procastinacion ( porque por más que uno diga que es para informarse eso se vuelve muy relativo) . Pasaron algunos años y hace meses abrí una cuenta por petición de una persona cercana, pero la verdad ya me dan ganas de cerrarla, las redes aveces me hacen perder la fe en la humanidad xD por una parte creo que son gran fuente de información pero hay ya demasiada basura; bueno, no te estoy dando ningún consejo, pero sé que después de la tormenta viene la calma y digamos que después de todo lo que te ha pasado, ya no hay que te detenga. Te deseo éxito.

  14. Hola Jessica. Antes de nada agradecerte que nos hayas dejado este espacio para transmitirte nuestra opinión.

    Te leo desde la polémica con Locas y me pareces la persona “con garra” del grupo. Estoy contigo en todo, incluso en que dijeras nombres, puesto que ellas estaban en el proyecto y era algo público. Quizás deberías haberles preguntado antes, sí, por ahí va un poco lo que te quiero decir: cuenta con la gente que es tu aliada e intenta no hacerles daño.

    Me pareces una persona valiente y que roza la insensatez de lo pasional que resultas (me encantas y me siento identificada contigo en muchas cosas), por eso me sale decirte unas palabras ya que yo fui una de esas mujeres que dejó de seguirte cuando empezaste con una especie de “provocar por provocar”. Siento en ese sentido que quizás deberías cambiar el tono para que no duela tanto, sobre todo a gente que lucha y que quiere estar a tu lado. A lo mejor no es el vehiculo para que te comprendan y te diré que es una de las cosas que no soporto de España: la imposibilidad de debatir. Nos sacamos los ojos antes de recular en algo. Gritamos en lugar de hablar. Y hay que hacer más cathársis del dolor, transformar.

    Creo que efectivamente sería bueno para una persona tan expuesta como tú salir de internet durante un tiempo para replantear una estrategia no tan personalista y también basada en algo constructivo. De lo contrario, ¿qué quieres conseguir? ¿publicidad? ¿te renta emocionalmente? Si te quedas ad-infinitum, ¿qué pierdes? Pues a lo mejor followers (o quizás no, puede que estemos a la expectativa 😉 ), pero también podrías empezar de cero y disfrutar de un tiempo para analizar lo que ha pasado y, si de verdad quieres exponerte así, estar psicológicamente muy preparada para ello. Y además plantearte que si continúas es para ayudar. Porque en la vida el tiempo es muy corto como para que nos la amarguen los haters y liarnos a conversaciones sin sentido.
    Probablemente Alicia Murillo pueda ayudarte mucho en saber cómo llevar todo esto y desde luego a plantearte cómo, cuánto y qué para poder (mal)vivir de ello (que me parecería totalmente respetable). O si no quieres vivir de ello desde luego tomártelo de otro modo, porque te puede hacer mucho daño.

    El feminismo debería ser algo constructivo, empezando por no ser autodestructivo. Cuando te metes con feminismos que defienden el veganismo, la maternidad en manada, etc. etc. no creo que estés ayudando a hacerles reflexionar porque además comparas a una parte con el todo. Y con esto no excuso a ciertos haters pero entiende que hay gente que se encolariza mucho y que no representan un sentir coletivo. Por otro lado, el trolleo es el nuevo deporte y un puro reflejo de nuestra incapacidad para debatir.
    Y aquí viene el tirón de orejas: te he visto excusarte por tener que ser (demasiado) políticamente correcta, lo que denota que hay algunos privilegios de los que no te quieres bajar. Al respecto opino que deberías reflexionar y debatir más sobre el tema. Escuchar e intentar empatizar para poder ser escuchada también. Hay muchos posts en everydayfeminism.com al respecto. Piensa que defender esas libertades de “no ser tan correcta” han propiciado que Trump sea el presidente de EEUU. Solo eso.

    Pero lo último y más importante es que me parece fundamental que apuntes a nuestra falta de sororidad (¡aunque no por ello tú precisamente deberías caer en ello!) y por eso me he tomado la libertad de escribirte aquí.

    Un abrazo, hermana, aunque no estemos de acuerdo solo se crece en dialéctica 🙂

Deja un comentario