Cómo gestionar el acoso. Tú que me criticas, ¿qué me aconsejas?

Publicado en Etiquetas: , , , , , ,

Cuando en internet cometiste hace años el error de no utilizar un pseudónimo sino tu verdadero nombre y apellidos y ahora ya no es posible dar marcha atrás…

Cuando te hagan cuentas FAKE con tu nombre y foto y las hagan circular por cuentas de twitter con varios miles de seguidores, páginas de Facebook, las compartan cientos de veces en cada una, te lleguen comentarios ofensivos a diario…

Cuando te hagan hilos de 40 páginas en varios foros, entre ellos burbuja y forocoches, animando a “desenmascarar a esta feminazi”. Cuando publiquen en esos foros tu teléfono y tu dirección y se animen entre ellos a gastarte “bromas”. Cuando te metan en grupos de telegram con cientos de personas para insultarte, y no una ni dos ni tres ni cuatro veces…

Cuando tienes un éxito inesperado que te pone en el disparadero más de lo que ya lo estabas habitualmente, y te ves desbordada por toda la mierda que te cae encima de repente y con la que te dejan lidiando sola.

Cuando han reportado en masa tu cuenta de facebook personal y han logrado cerrarla… Cuando estuvieron una semana entera dando por saco reportando a muerte la página que administrábamos y lograron cerrarla varias veces también

Cuando revisen tu TL hasta el 2008 buscando cualquier cosa que criticar, aunque sea una frase aislada en un contexto concreto, una diferencia de terminología con varios meses de diferencia, lo que sea. Cuando te busquen hasta la más mínima contradicción para señalártela y llamarte mentirosa…

Cuando no puedas utilizar la ironía ni el sarcasmo porque se lo toman todo en serio por muy obvio que sea, y lo utilizan para criticarte. Cuando manipulan o sacan de contexto tus palabras, las recortan directamente para hacerte pasar por lo que no eres…

Cuando todo el puta día estás en boca de los haters machistas. Cuando hasta las supuestas aliadas te tienen bajo el microscopio para retirarte su apoyo (?) a la más mínima cagada.

Cuando la discrepancia se te castiga deseándote que te violen y que te mueras de cáncer. Cuando tienes que callar ante cosas que te parecen incoherentes para no ofender sensibilidades porque no es posible el debate, porque el matiz discordante se castiga con el aislamiento del grupo

Cuando estás permanentemente en ese estado dicotómico en el que o eres una líder de la que muchas chicas aprenden con un altavoz tremendo y una responsabilidad enorme, o eres una puta mierda que no sirve para nada y dice cosas horribles y tóxicas y tienes un discurso que da asco. Sin matices intermedios, sin escala de grises…

Cuando ante todo esto te sientes completamente sola y la que creías que era tu amiga te traiciona. Cuando abres los ojos y te das cuenta de que eso mismo se lo ha hecho ya antes a otras que también eran tus amigas y no las defendiste en su momento. Cuando te sientes engañada y utilizada. Cuando decides apartarte aunque se te parta el corazón en ello…

Cuando después de dos años tragando y dando la cara, estás ya bastante harta…

Cuando todo esto se te junta en menos de un mes, no puedes más, explotas de la peor manera posible y se te echa todo el mundo encima…

Cuando incluso quien tiene buena voluntad se pone a echarte la charla en el peor momento, cuando estás metida en pleno huracán de hateo. Cuando nos hartamos de decir que a las compañeras cuando la cagan se les señala en privado pero en la práctica las exponemos a la humillación pública colectiva y cuanto más cruel mejor, como forma de reafirmar lo buenas que son y lo por encima que están en contraposición con lo malísima que eres tú…

Cuando la mejor solución que te dan ante toda esta situación ese “¡denuncia, mujer!” y sabes por experiencia propia que denunciar no sirve de nada…

Cuando además todo esto se te viene encima en un momento personal bastante delicado, coincidiendo con el segundo aniversario de tu divorcio, después de volver a meterte de cabeza en el infierno aunque mira que te lo avisaron, y salir a duras penas. Cuando no hace ni 6 meses que estabas en el hospital, cuando hace 3 meses estabas refugiada y protegida en casa de un amigo. Cuando estás empezando una nueva etapa sola y cagada de miedo. Cuando estás aprendiendo desde cero a tener una vida más o menos organizada y a ser una persona funcional

Cuando sepáis gestionar todo esto, me contáis cómo lo manejáis, que seguro que se os da bastante mejor que a mí.  

Mira, vamos a hacer una cosa: voy a dejar los comentarios abiertos en este post (el único de todo el blog) para que si sabéis hacerlo mejor que yo, aportéis vuestros consejos, a ver qué tal. ¿Sabéis cual ha sido el consejo más repetido hasta ahora? Apártate de las redes sociales una temporada. Como como Luzhilda o Loreto Ballesteros (aka yungflacas666), como tantas otras que no pudieron soportar el acoso y acabaron hartas, cerrando sus cuentas, mandándolo todo a tomar por culo. Bueno, Lore sigue en Facebook acuchillando por la espalda a feministas que no piensan como ella, pero ese es otro tema. Yo no quiero que los haters que consigan lo mismo conmigo, no quiero que se salgan con la suya, no me da la gana de tener que apartarme de las redes sociales por el acoso, y os recuerdo que muchos de los que me estáis recomendando esto, aunque sé que lo decís por mi salud, todavía os lamentáis de todas las compañeras a las que lograron silenciar.

¿Qué ideas se os ocurren?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.426 suscriptores