Respondiendo preguntas neomachistas #4: ¿Las feministas negáis la existencia de las denuncias falsas?

Queridos neomachistas, os veo muy perdidos, con muchas dudas sobre feminismo, sobre las feministas, sobre lo que defendemos. Os perdéis en los matices y os quedáis en los argumentos de brocha gorda, así que voy a intentar aclararos algunos conceptos, a ver si así logramos entendernos de una vez.

¿Las feministas negáis la existencia de las denuncias falsas?

Malika Favre
Autora: Malika Favre

¡Claro que no! Las feministas no negamos que existan denuncias falsas en cuestiones de violencia de género, lo que negamos es que sean un porcentaje tan abrumador del total como algunos pretenden. Las denuncias falsas claro que existen, lo que decimos es que son un número ínfimo demostrado con sentencias en informes del CGPJ, y que además todo el sistema está montado para que esas denuncias falsas en su mayoría no lleguen a nada. Puede que se haya dado algún caso concreto y particular de algún hombre víctima de denuncia falsa que ha pasado x meses en la cárcel y luego se demostrara que la acusación era falsa. Fallos hay en todos los sectores. También hay presos en el corredor de la muerte que se ha demostrado décadas después que eran inocentes. Los jueces por desgracia no son infalibles. Pero resulta que en su mayor parte, ante la duda tienden a fallar a favor del acusado.

Tenemos uno de los sistemas jurídicos más garantistas del mundo, que aplica el principio in dubio pro reo, que significa que en caso de duda el juez favorecerá siempre al acusado. En España no existe la duda razonable para condenar, de hecho solo existe en 5 países en el mundo. La evidencia que está más allá de la duda razonable es el estándar de evidencia requerido para validar una condena criminal, y es la parte que acusa quien tiene la carga de la prueba.

También es falso que un hombre acusado de violencia de género pierda automáticamente la presunción de inocencia, porque si así fuera todos los denunciados serían automáticamente condenados salvo el cero coma de denuncias falsas, cuando la realidad es que apenas una tercera parte de los denunciados por violencia de género acaba siendo condenado. Vaya forma más extraña de perder la presunción de inocencia.

No, ser detenido cautelarmente tampoco es perder la presunción de inocencia. La Ley Integral contra la Violencia de Género no cuestiona la presunción de inocencia de nadie. Lo que sí prevé son una serie de medidas cautelares. Las medidas cautelares tienen como objeto la prevención de la víctima y deben cumplirse una serie de criterios estrictos para que puedan decretarse, no son una medida arbitraria, no es tan sencillo como pretenden haceros creer: ella te denuncia y te meten automáticamente en la cárcel hasta que salga el juicio, no, esto no va así.

Lo que hay es mucha desinformación sobre qué es una denuncia falsa y qué no. Que una denuncia termine en archivo, en sobreseimiento o absolución del denunciado no implica que fuese una denuncia falsa. Se denuncian hechos, y son los jueces quienes tienen la facultad de decidir si esos hechos son o no constitutivos de delito, o si se aportan las pruebas suficientes que lo demuestren. Denunciar a alguien sin pruebas tampoco es una denuncia falsa, ni denunciar hechos que no sean delito, o que hubieran prescrito en el momento de denunciar, ni retirar la denuncia… Nada de eso implica que fuese una denuncia falsa. Una denuncia falsa es única y exclusivamente cuando se denuncian hechos que nunca han ocurrido. Punto.

Pero es que además se tiende a poner en duda a las víctimas por sistema. Poner una denuncia por violencia de género contra tu expareja te sitúa automáticamente en el arquetipo de bruja malvada despechada que pone una denuncia falsa para joder. O en el de la exmujer que quiere divorciarse y hacerle todo el daño posible a su exmarido. En cualquiera de los dos casos, una zorra que quiere quedarse con todo y que denuncia a un pobre hombre a quien nunca nadie ha visto ponerle una mano encima, que era una bellísima persona y que siempre saluda en el portal.

Denunciar violencia de género es un proceso largo y difícil, conlleva un desgaste emocional que nadie puede imaginarse. No sólo hay que enfrentarse a la gigantesca administración de justicia, sino también al tremendo rechazo social. Así que no, no es posible hacer campaña en contra de los millones de denuncias falsas y a la vez estar a favor de las víctimas de violencia de género, porque precisamente uno de los frenos a la hora de denunciar para las víctimas es el estigma, el rechazo social, el miedo a que no las crean, un miedo que es real y que tendrán que afrontar a lo largo de todo el proceso de emancipación de su maltratador, le denuncien o no. Si además se atreve a dar el paso y denunciar, se sentirá muchas veces que la acusada es ella. Dar pábulo al mito de que las denuncias falsas son muchas más de las que realmente son contribuye a machacar a las víctimas de violencia de género, a endurecer el estigma de las que denuncian, a alimentar el miedo de las que se están planteando si denunciar, y promueve la impunidad de los agresores.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 370 suscriptores

5 comentarios

    1. Porque sí ha mejorado las estadísticas. Los asesinatos por violencia de género son solo la punta del iceberg, lo que no estás contemplando son las mujeres que han logrado rehacer sus vidas gracias a órdenes de protección que les ha permitido alejarse de su maltratador, de las casas de acogida donde han podido huir, del apoyo legal y psicológico… De hecho, lo que hace falta con esta ley no es tumbarla: es dotarla de recursos suficientes como para que pueda desarrollar todo su potencial, y no quedarse a medio gas como ocurre ahora.

  1. Justamente se critica la ley de violencia de género por saltarse el “in dubio pro reo” además de otros principios fundamentales. Y eso de que las denuncias falsas son un número infimo preguntaselo a cualquer persona que trabaje de cerca con el tema pq es falso. no son un número ínfimo. Esa es la tragedia, no sólo para los hombres victimas de esas denuncias, sino también para las mujeres maltratadas

    1. Esa cuestión ya fue respondida aquí: http://www.jessicafillol.es/2014/09/violencia-de-genero-denuncias-falsas-presuncion-de-inocencia/
      Y no, escudarte en las mujeres maltratadas para dar bombo a las denuncias falsas es rastrero. Así no ayudas, te convierte en cómplice de quienes desean la impunidad de los maltratadores. Y, si quieres, te lo desarrollo aquí http://www.jessicafillol.es/2017/01/denuncia-mujer-si-no-denuncias-no-podemos-ayudarte-9/ y aquí http://www.jessicafillol.es/2015/08/pero-como-se-le-ocurre-salir-con-un-hombre-con-antecedentes-por-maltrato/

    2. Olives, el “In dubio” no es un principio legal, es un principio procesal. Se aplica únicamente para determinar qué hechos deben o pueden considerarse probados o no durante un juicio. La LIVG no es una norma procesal así que no puede saltarse ese principio.
      Quizás debieras repasar lo que es una denuncia falsa y lo que no. Arriba te lo explican muy bien.
      Por lo demás, muy didáctico y esclarecedor el artículo.

Deja un comentario