Cuestión de prioridades

Vivimos en un mundo que odia tanto a las mujeres que les jode que exista un movimiento que busque un bien común para todas, que busque que ellas dejen de ser oprimidas. Cualquier lucha les parece digna, menos la de la mitad de la población mundial.

Al feminismo se le ha exigido luchar por todos, por los animales, por el planeta, por los homosexuales, por los transexuales, por la pobreza, por todas las injusticias del mundo, excepto las mujeres, porque luchar por una mujer jamás será prioridad. Un movimiento hecho para las mujeres se ve obligado a dejar su lucha para el final, típico, siempre tenemos que sacrificar nuestra vida, nuestros derechos por los derechos de los demás, nosotras siempre seremos las ultimas.

Fuente: Feministas Radicales

Y añado:

Hemos convertido el análisis interseccional en una maldita competición, en las olimpiadas de la opresión para determinar quién tiene prioridad, qué lucha es la más urgente, y luego ya si eso el resto. “Soy trans, racializada, inmigrante, lesbiana, neurodivergente y pobre. Yo estoy más oprimida que tú, así que te callas“.

Por si fuera poco, a las feministas también se nos exige luchar por los derechos de los hombres, ¿acaso no buscan la igualdad? Al final es lo de siempre, mujeres sacándoles las castañas del fuego a los hombres: lavando sus calzoncillos, luchando por sus derechos…

¡Y por los derechos de los animales! ¿Cómo puedes ser feminista y no ser vegana? Tú qué sabes lo que es la opresión de género, ¿cómo puedes vivir de espaldas al holocausto animal, a la explotación de hembras no humanas para nuestro propio beneficio? ¿Es que no tienes empatía? ¡Insensible! ¡Asesina! ¡Especista!

Y así todo. Los derechos de las mujeres, de más de la mitad de la población, pueden esperar. Hay otras luchas más urgentes que tienen prioridad. Nosotras siempre las últimas. Pero no pasa nada, podemos esperar…

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4.800 suscriptores

7 comentarios

  1. Es lo que pasa cuando a las mujeres se nos educa para ser seres de luz empaticos, que nos lo creemos tanto que acabamos haciendo lo que el patriarcado quiere, que nuestra voz al final sea la que suena menos.

    Yo voy a luchar por las mujeres, todos los demás que se saquen las castañas del fuego.

    Sólo tienes que ver lo que a pasado con la comunidad homosexual, nosotras fuimos las que les dimos voz y las que los protegimos y como que ha pasado? Que son los primeros en defender el uso de las mujeres como máquinas reproductivas en pos de sus deseos de que poder decir que sus hijos se parecen a ellos.

    Así que sabes que? Que les jodan a todos, que yo lucharé por las mías y sus coños.

    1. Exacto, el feminismo se ha ocupado de 1001 causas dejando a un lado la suya y parece que cada vez que sale una lucha nueva tenemos que estar incluyéndola en la agenda. Suscribo tu última frase totalmente.

    2. ¿Así es cómo vamos a luchar todas juntas, Jessica? ¿Lo haremos con comentarios como este? ¿Quienes sois “vosotras”, Laura? Por favor, si lees esto y tienes tiempo especifica ese “nosotras”. Las lesbianas pertenecemos al colectivo LGTB, ¿no somos mujeres? ¿No somos feministas? Si -algunas- somos ambas cosas, ¿quién es ese “vosotras”? Lo gracioso Laura es que el colectivo LGTB ya se ha sacado las castañas del fuego solito, siempre. Si hubo apoyo desde el feminismo es, en gran medida, porque muchas feministas eran bolleras. Y no os pedimos nada, los maricas no le han pedido nada al feminismo y las lesbianas somos mujeres, así que si nos unimos a la causa es porque sufrimos el machismo como el resto. Estaría bueno. Estáis convirtiendo un corpus teórico y una praxis política, una lucha digna y necesaria con varios siglos a sus espaldas, una urgente reivindicación, en una competición de eguitos y una especie de club chachi. El feminismo no es chachi, es una unión de mujeres (y algún hombre si lo hubiese) para acabar con la situación en la que nos encontramos. Todo lo demás es una estulticia pueril y un modo de sacar a pasear mierda de esa que tenemos en la cabecita. O sacáis las tetas de esos teclados furibundos y nos ponemos a currar o esto se va a la mierda. Y te recuerdo Laura que muchas de las que nos posicionamos en contra de los vientres de alquiler somos lesbianas, Beatriz Gimeno lleva haciéndolo ya mucho tiempo y con ella varios colectivos LGTB que se manifestaron en contra de la feria del horror. Dejad de comprarle los discursos a los lobbies, si se aprueba una ley de maternidad subrogada será pese a muchas de nosotras (LGTB) y por puro interés económico. Es trágico tener que explicar esto ahora.
      Seguid con la fiesta de los exabruptos y los correveidiles mientras el machismo continúa matándonos y explotándonos. Seguid debatiendo sobre personas en vez de refutar ideas, que así romperéis con el discurso postfeminista. Si queréis deslegitimar un discurso anclado en el postestructuralismo y la deconstrucción derridiana aplicada al género sacad argumentos y no cuchillos. Si no sois capaces de hacerlo no será por la imposibilidad de la empresa, sino por la ineficiencia de quien pretende ejecutarla. Buenas tardes.

      1. Aquí la única que está atacando personas y no argumentos eres tú. Podría rebatirte punto a punto cada uno de los exabruptos pero quien solo tiene rabia y no argumentos no hay nada que debatir.

      2. Posiblemente se haya entendido mal al no especificar “comunidad homosexual masculina”.
        Pero abajo lo pongo bien “Yo lucharé por las mías y sus coños” las lesbianas tenéis coños No? Pues eso.

        Y si quieres lo puedo
        abrir un poco más “Yo lucharé por las mías, sus coños y si me apuras toda persona leída como mujer”
        Aquí por supuesto entran las mujeres trans pero bajo ningún concepto las “dichas” mujeres trans que prefieren que la sociedad las siga leyendo como hombres. Si no sabes lo que es sufrir machismo no tienen derecho a subirse al carro del feminismo. Que sean aliadas si quieren pero sin voz ni voto.

  2. Estoy muy de acuerdo con los dos últimos artículos que has publicado. Creo que las feministas hemos perdido un poco el rumbo estos últimos años. Debemos recordar que el objetivo del feminismo no es convertir a las mujeres en buenas feministas con todas las estrellitas en el carnet, sino acabar con el patriarcado.
    Y en el momento en que planteamos un proyecto político, necesariamente tenemos que delimitar un sujeto y unos objetivos claros si queremos llegar a algún sitio. Pero a las mujeres desde siempre se nos ha enseñado que no tenemos derecho a hacer respetar nuestros límites, que tenemos que estar siempre disponibles para quien lo necesite.
    Lo del antiespecismo ya sin comentarios, todo ese rollo de las “violaciones a hembras no humanas” me da una grima que no puedo. Aunque no lo comparta, puedo entender que para alguien los derechos animales sean un tema importante, y me parece encomiable que luche con ellos, pero ¿de dónde esa obsesión por incluirlo dentro del feminismo a toda costa? ¿no pueden conducir su lucha separadamente?
    Por otra parte, creo que el feminismo también se tiene que ocupar de la homofobia, la transfobia y el racismo (y todos los etcéteras que queráis), no porque tengamos la obligación de llevar la lucha de otras personas, sino porque sus problemas son los problemas de las mujeres, y mujeres son también la lesbiana, la negra y la transgenero.
    No es cuestión de acumular opresiones, es que hay muchas maneras distintas de ser mujer y de sufrir el machismo, y no todas las experiencias coinciden con la de la mujer blanca cishetero. Asumir que el feminismo se dirige únicamente a esta categoría homogénea de mujer y que todo aquello que no la atañe queda “fuera” de la agenda feminista me parece igual de peligroso que la inclusividad a toda costa que se ha puesto de moda últimamente. Es el error que cometieron las de la segunda ola, y lo que está ocurriendo con el sector más “institucionalizado” del feminismo.

    Muchas gracias por estos artículos, has puesto por escrito cosas a las que llevaba dando vueltas mucho tiempo, y que no conseguía expresar.
    Saludos!

Deja un comentario