“La única forma coherente de ser feminista es ser vegana”

Disclaimer: esta es una respuesta humana desde el hartazgo tras cuatro días non-stop de acoso por parte de un grupo de activistas veganos. No iba a responder, porque soy consciente de que el odio que me dirigen solo es una forma de canalizar la rabia, la frustración y la impotencia que sienten con sus propias vidas. No me odian a mí: se odian a sí mismas. No obstante, han conseguido acabar con mi paciencia. No acepto lecciones de ética de sociópatas. El activismo vegano tiene un serio problema de enfoque.

Vivimos tiempos absurdos, en que la foto de un inofensivo desayuno de una desconocida ofende a colectivos enteros que responden desencadenando periódicas oleadas de odio y violencia.

Antecedentes:

  1. Equiparar la violación con beber leche o comer queso me parece una comparación misógina, de mal gusto, absolutamente carente de empatía con las mujeres que han sufrido agresiones a su libertad sexual.
  2. El pasado jueves 8 de marzo, día internacional de la mujer, una activista vegana ofendida por el éxito de las movilizaciones y de la huelga feminista decidió reflotar una publicación mía de hace CATORCE MESES en la que, de forma sarcástica, criticaba el argumento vegano de equiparar violación con beber leche. Esta activista vegana partía del siguiente precepto: la única forma coherente de ser feminista es ser vegana. No se pueden defender los derechos de las mujeres si no defiendes los derechos de todas las hembras, humanas y no humanas. Por lo tanto, el día internacional de la mujer es una farsa hipócrita si no luchamos también por la liberación de los animales.
  3. A partir de aquí, el acoso. Las capturas originales al final del post. Para no recargar demasiado esta entrada, utilizaré resúmenes. Aclaro que en ningún momento he interactuado con ellas: me he limitado a hacer capturas de pantalla de sus insultos y sus deseos de muerte violenta. JAMÁS hemos cruzado mi media palabra.

Venga “feministas” manifestaos contra “la discriminación y desigualdad” mientras pagáis porque violen, esclavizen, roben a sus hijos y asesinen a hembras solo por pertenecer a otra especie.

(…) Sois hipócritas y encima la mayoría os reís de las víctimas mientras vais de víctimas, vais de oprimidas mientras oprimís.

La única manera coherente de ser feminista es ser vegana, no puedes hablar de igualdad mientras discriminas.

Cristina Martínez.

Esta fue la publicación que encendió la mecha del acoso, el 8 de marzo a las 9 de la mañana, utilizando una captura de pantalla mía, repito DE HACE 14 MESES por parte de una persona con quien JAMÁS he cruzado una palabra.

Podría haber quedado ahí, en una crítica a la incoherencia que esta chica considera que representa manifestarse por las hembras humanas mientras oprimes a hembras no humanas. Podría haber quedado ahí, pero no, decidió ir más allá y ponerse a dar lecciones y a promover el acoso: La única manera coherente de ser feminista es ser vegana. Para dar lecciones tienes que tener un historial impecable, porque cuanto más alto escupas más fuerte te caerá en la cara.

Prefiero mil millones de veces a un machista vegano antes que a un especista.
Venga feminazi loca, usa tus argumentos de mierda para llevarme la contraria.

No parece muy feminista tu argumento, Cristina. Lo de llamar “feminazi loca” a otra mujer tampoco es ni feminista ni sororo, princesa.

Podría quedarse ahí, pero no, Cristina desearía verme llorar y gritar:

Estás yendo de oprimida mientras oprimes, quieras o no eres una loca,falsa, hipócrita que solo quiere llamar la atención (…) Me encantaría que estuvieras en la situación de un animal no humano al que van a vender como “carne” te aseguro que no te reirias tanto, te aseguro que gritarías,llorarías, querrías que alguien te salvara.

La única diferencia entre un activista vegano y un fan del cine gore es que el segundo no necesita excusas éticas hipócritas para regodearse en la sangre, las vísceras, los gritos y la violencia extrema.

Esto podría haberse quedado en un rifi-rafe entre una adolescente a la que no conozco de nada y con quien jamás he cruzado ni media palabra, y el objeto de su ira (en este caso, yo). Pero no quedó ahí. Docenas de personas se sumaron a los insultos y al acoso, en una competición por ver quien decía el insulto más machista, a ver quien me deseaba la muerte más dolorosa. Por ejemplo, un tal Fabián Bascur desea que me rajen el cuello, pero solo un poco (repito que las capturas originales están al final del post, todo el material de este post es público en los perfiles de los veganos acosadores):

Deberían rajarle aunque sea un poco el cuello, apuesto que se olvida de la natilla en dos segundos

La señora Mari Carmen Casabella es más comedida que sus compañeros más jóvenes, y solo me llama “sinvergüenza” y “grandísima hija de puta”. A Mari Carmen cada día le repugna más el ser humano.

Pues si es una grandísima hija de puta yo me declaro especista, cada dia me repugna mas el humano. Esa es una sinvergüenza!

El novio (?) de Cristina Ramírez, Damián Estrada, se define como misántropo y dice que le dan igual los derechos de las mujeres, a él lo que de verdad le importan son los derechos de los animales. De hecho es el que me parece más honesto de todos, no intenta ocultarse tras un falso barniz de feminismo.

Isabel Velasco es una señora que no gana lo suficiente para comprarse una moto en condiciones y tiene una moto coreana. A Isabel Velasco le encantaría que “alguien que me conozca en persona me diga algo a la cara”:

Isabel Velasco: Ojala alguien que la conozka en persona le diga algo a la cara

Cristina Martínez: Ya me gustaría a mi encontrarmela.

Alejandra Radice es también una señora mayor para quien todos estos insultos no son motivo suficiente como para quejarme. Según ella, me hago la víctima. Y añade su insulto también, porque no considera que todo esto sea acoso: no importa que sea mujer, es una humana de mierda.

Estupidas como esta se hacen las victimas, no importa que sea mujer, es una humana de mierda.

Y luego tenemos a Nuria. A Nuria no le va a venir a dar lecciones de feminismo ni de ética “una gorda que flipas” y me desea “así reviente la hija de puta“.

Esa tal Jessica es una gorda que flipas, ya sé que ésto no es muy feminista, pero que no dé lecciones de alimentación y mucho menos de ética e igualdad.
Así reviente la hija de puta.

Nuria, que igual que el resto de su grupo de acosadores JAMÁS ha cruzado una palabra conmigo, tiene algo personal contra mí. Ella y su psiquiatra (Nuria, en serio, háztelo mirar, te lo digo por tu bien) sabrán qué fijación enfermiza y obsesiva tiene conmigo.

Nuria es una tía que tiene una capacidad de análisis por encima de la media de todos los idiotas anteriores, que no son más que unos borregos seguidores del grupo. Nuria es capaz de ver más allá. La lástima es que todo lo que tiene de capacidad de análisis lo proyecta sobre los demás. Un ejemplo:

Joder, la tía es buena. Hay que reconocer que en esta frase lo ha clavado:

Acomplejados que han encontrado (en el veganismo) un filón para resarcir sus carencias y su falta de ética. No hay como darle a un mediocre una causa que le permita sentirse por encima de alguien.

Me quito el sombrero. Lástima que Nuria esté tan llena de odio, rabia y frustración en su vida que dirija su violencia verbal hacia el objetivo equivocado. No soy nadie para darte lecciones ni de ética ni de feminismo a ti, querida Nuria. Tú sí en cambio eres la más apropiada para darme lecciones de feminismo y de ética mientras me llamas gorda hija de puta y afirmas que mi activismo feminista se debe… atención al pedazo de argumento… a que soy fea y los hombres no me prestan atención. Aquí, querida Nuria, el chantaje machista de valorarnos en función de la aprobación del hombre hetero ya lo tenemos superado. Que tú necesites la aprobación masculina para sentirte bien contigo misma, es tu problema, no el mío. Es muy triste que en unos momentos demuestres una capacidad de análisis como la del comentario anterior, y en otras te quedes tan en la superficie. Tú das para mucho más.

Ella es la top de las feministas del mundo mundial. Una tía que no la tocan ni con un palo y por éso está tan resentida con los hombres.

Nuria, cariño: lamento decirte que llamarme gorda no va a salvar a ningún animalito. Es más, tanta insistencia en señalar mi volumen corporal me lleva a pensar en que quizá tienes algún tipo de trastorno de tipo dismórfico y utilizas el veganismo como excusa para esconderlo.

Aquellos que se han incorporado hace menos tiempo al activismo vegano se muestran horrorizados antes tal despliegue de odio y violencia. Algunos lo señalan, y reciben también acoso. Quienes señalan la violencia del activismo vegano son insultados y apartados del grupo por no seguir la ortodoxia. Esto pasa mucho también en el activismo feminista, no nos engañemos.

Quien se incorpora al activismo vegano por amor a los animales, no puede sino horrorizarse ante tal despliegue de violencia hacia sus semejantes humanos. Alberto, por ejemplo, se ha unido recientemente a la lucha por la defensa de los derechos de los animales, y ya está horrorizado por la cantidad de odio gratuito que vierten sus compañeras. Les recomienda menos odio y más amor por sus semejantes, una actitud que sería coherente en quienes dicen profesar tanto amor y tanta empatía por todos los seres humanos y no humanos, ¿no?

Manifestemos más amor y menos odio (…) A veces nos hace falta demostrar más amor a los de nuestra misma especie.

¿La respuesta que cosechó de sus compañeras ante sus buenas intenciones? Bueno, podría ser previsible pero admito que a mí me ha chocado que lo admitan abiertamente: que están llenas de odio. Y que ese odio es bueno y necesario para la lucha por la liberación animal. Que sueñan con un mundo sin humanos, que los humanos son psicópatas y egoístas.

– Cristina Ramírez: Te aseguro que el ser humano es psicópata egoista y destructor…por naturaleza, no todos pero la gran mayoria. Yo me imagino un mundo sin humanos que es como debería ser, ya que nos hemos cargado el planeta y asesinado todo lo que nos hemos ido encontrando a nuestro paso. Yo soy todo odio asi que xD

– Nuria Soria: a quién elegiríamos para defendernos ante una situación injusta para nosotros? A una persona llena de odio ante esas situaciones injustas, o a quien decide comprender las excusas de la otra parte? No sé, facil, no?

Impresionante la lucidez y el cinismo autojustificativo.

Ocurre que este acoso al que me han sometido sirve para poco en la defensa de situaciones que para ellos son injustas. El número de animales que han salvado tras cuatro días acosándome es exactamente el mismo que si hubieran dedicado estos días a hacer sudokus: CERO.

Todo este despliegue de odio en realidad no sirve para defender a los animales. No, no voy a hacer aquí un #FlacoFavor, tranquilos. Obviamente con tanta violencia no van a convencer a nadie Porque este despliegue de odio sí sirve para algo: El veganismo es la excusa perfecta para algunas personas con trastornos alimenticios y graves problemas de comportamiento, de integración y de relaciones sociales que buscan una tapadera a lo que les ocurre y así no tener que pasar por la consulta de un psicólogo o psiquiatra.

Los pacientes con trastornos de la conducta alimentaria se perciben a sí mismos como muy controlados por su familia y sociedad, pero ellos no actúan de forma asertiva con sus «controladores». Posteriormente investigadores del mismo grupo determinaron que la carencia de asertividad está de acuerdo con rasgos de sumisión o timidez y sentimientos de inutilidad personal y sugieren que la paciente, a pesar de percibir un control externo, no tiene el repertorio conductual para contrarrestarlo o neutralizarlo. Una forma de conducta no asertiva es la agresión/hostilidad.

Diversos autores han señalado que las pacientes con patologías alimentarias presentarían, antes del desarrollo de la enfermedad, problemas de autonomía e independencia y de aceptación de las dificultades de la vida adulta, problemas interpersonales, con introversión, inseguridad, dependencia, ansiedad social, falta de asertividad y dificultades para las relaciones heterosexuales, sensación de ineficacia, fracaso y falta de control en su vida escolar, laboral o de relación, tendencias perfeccionistas con rasgos obsesivos, rigidez y extremismo en la evaluación de los problemas.¿Podéis decirme en serio que esta descripción, especialmente a lo que respecta a las tendencias perfeccionistas con rasgos obsesivos, rigidez y extremismo en la evaluación de los problemas, no encaja a la perfección en la descripción del colectivo vegano?

Garner y Garfinfel fueron los primeros autores que establecieron una relación entre el aislamiento social y la falta de autoestima y autoafirmación en pacientes anoréxicas. Toro y Vilardell explicaron las dificultades en las relaciones sociales que presentan estas pacientes, mayoritariamente mujeres. Y el veganismo ha venido al rescate de personas con este perfil que de entrada presenta graves dificultades en sus relaciones sociales, ofreciéndoles una aceptación y reconocimiento de grupo frente al enemigo exterior: los malvados especistas carroñeros comecadáveres.

Hay que tener en cuenta, frente a la creencia popular que tiende a simplificar hasta el absurdo los problemas de salud mental, que la anorexia no se caracteriza exclusivamente por dejar de comer para estar delgada, igual que ellos mismos insisten en que el veganismo no es solo una dieta sino un estilo de vida comprometido con ocasionar el menor daño posible al planeta y evitar el sufrimiento animal. La anorexia y la ortorexia están muy relacionadas con el control, con el perfeccionismo, con la rigidez en cuanto a su estilo de vida y con la autoexigencia, igual que lo está el veganismo.

Así pues, y por ir concluyendo: sé que todo el odio que me han dedicado en los últimos cuatro días en realidad sólo es una forma de canalizar la rabia, la impotencia y la frustración que sienten con sus propias vidas. Carecen de los recursos emocionales suficientes para hacer frente a su falta de autoestima y reaccionan con hostilidad frente a un enemigo que se les antoja como poco peligroso, parapetadas como están tras una pantalla. No me odian a mí: se odian a sí mismas. Y por ese motivo yo no les odio por más veneno que suelten contra mí: lo que me dan es lástima.

Ahora bien: que comprenda su sufrimiento y pueda llegar a empatizar con ellas no significa que vaya a tolerar su acoso de forma pasiva. El activismo vegano tiene un serio problema con gente que llega llena de odio, resentimiento, violencia y ganas de venganza, y utiliza como coartada ética la empatía por los animales. Es completamente falso: a estas personas no las mueve ni el amor hacia los animales, ni la empatía hacia todos los seres de este planeta, ni la lucha contra las injusticias. Se trata de personas llenas de odio, de resentimiento, incapaces de empatizar con un semejante, que utilizan la lucha por la liberación animal como tapadera para sus serios trastornos.

Mientras el activismo vegano no se dote a si mismo de un código ético que permita desactivar a estos indeseables que van por las redes sociales derrochando odio y violencia en nombre de un falso amor a todos los seres vivos menos a quienes no viven como ellos, el activismo vegano me seguirá pareciendo un reducto de violentos misóginos llenos de odio que necesitan una excusa para dar rienda suelta a su rabia con un análisis de la opresión sistémica bastante mediocre. ‪Partiendo de que todas las vidas animales tienen el mismo valor o eres un especista de mierda, para los veganos la vida de las mujeres vale tanto como la vida de los piojos o las ratas. Ni los machistas más recalcitrantes se atrevieron jamás a llegar tan lejos.‬

No acepto lecciones ni de ética ni de feminismo por parte de sociópatas.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.399 suscriptores

5 comentarios en ““La única forma coherente de ser feminista es ser vegana”

  • Es lamentable somo comparan agresiones sexuales con no ser vegano ; el manifestar prefeirir machistas antes que feministas , que buscan redimir los derechos de las mujeres. Esta tan arraigado el machismo que todo lo que vaya en su contra es peor. Pueden aceptar a violadores, acosadores, misoginos, pero siempre se ensañan mas con las mujeres, y el principal argumento es que siendo asi , ningun hombre la va a querer nuevamente buscando la aprobacion masculina.

  • Hola, Jessica. Escribes buenos artículos sobre feminismo. Sobre este tengo otra opinión, pero no blanco o negro, conste de inicio.
    No me gusta esa manera de afrontar la situación de los veganos que pierden los papeles, pero los comprendo porque soportar la explotación y muerte de sesenta mil millones de animales de granja al año es muy duro. Es una cifra muy bestia. Una vez que te das cuenta de lo que sucede, de que estamos basando nuestra alimentación sobre una masacre, lo ves todo claro y es difícil respetar la decisión de comer animales a quien no respeta y protege a los seres más indefensos de este planeta.
    Eso sí, falta comprensión por parte de ese tipo de veganos hacia la gente que aún no ha conectado con la mirada de los animales encerrados y utilizados como objetos. Ellos mismos no habían conectado anteriormente en sus vidas. Como yo. Pero también falta mucha comprensión por vuestra parte. Nosotros vemos cadáveres troceados por todos sitios, animales preciosos que estaban llenos de ganas de vivir siendo comidos por tus seres queridos y por casi toda la humanidad. Vemos la realidad, al fin y al cabo, pero créeme que no es fácil. Falta comprensión y yo estoy convencido de que lo mejor es tender puentes entre las posturas y no olvidar nunca la empatía y usarla, aunque quienes comen carne la tenga dormida en ese ámbito de sus vidas.

    Te animo, eso sí, a ver en YouTube los documentales Earthlings, Cowspiracy y What the health.
    Pongo el enlace al primero soñando con un mundo mejor, porque el daño que causamos a los animales es una de las bases de todas las injusticias que existen, una fuente de discriminación terrible que no es sino otra cara de todas las demás discriminaciones y desconexiones entre seres humanos. Decía no sé quién que la primera discriminación es la que nos enseñan cuando los adultos nos explican con otras palabras que un perro es amigo y un cerdo comida. Mírate el video:

    https://youtu.be/v4vKl4y-RTs

    Un saludo, enhorabuena por tu trabajo feminista.

    • Lo describes de una manera (“vemos cadáveres en todas partes”, “no podemos soportar ver cadáveres troceados en todos sitios”, “es muy duro soportar la muerte y la explotación”, “nosotros vemos LA REALIDAD mientras que el resto del mundo está ciego”…) que lo único que me sugiere tu explicación es recomendaros un psicólogo.

      • ¿Enserio esta es tu respuesta? Después de todos los mensajes de odio que te mandan, sale un tipo que intenta acercar posturas y ¿le respondes que vaya a un psicólogo? Me encantaría saber por que.
        Cuando abres los ojos hacia las injusticias, seas cuales sean, y el resto de tu entorno o del mundo no lo hace, evidentemente hay sufrimiento, no es tan difícil de comprender. Puedes extrapolarlo a otras injusticias que a ti te hagan latir.
        Es como si me llamas “loca” porque tras la ropa que veo en los escaparates en vez de ver un conjunto muy bonito veo a la gente en condiciones de esclavitud que la ha fabricado. No creo que no sepas entender, creo que no te da la gana porque mantienes férrea tu posición, la mantienes tan férrea como la gente a la que criticas.

      • 1. Justificar a los agresores no es acercar posturas
        2. La forma que tiene de describirlo realmente es de tratamiento psiquiátrico
        3. Es como si… no. Es como si conoces las condiciones de esclavitud con la que se fabrica la ropa y te dedicas a gritar por la calle, a insultar a toda la gente que va vestida con la que te cruces, que sí pensaré que tienes un fusible fundido.
        4. Tu forma de acabar es un “no me importa quien haya empezado la pelea, daos un besito y haced las paces”, o para que tú lo entiendas, “ni veganismo ni carnismo: sois todos iguales.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas navegando, entenderé que confirmas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar