Desmontando la prostitución: las putas no piden permiso, piden paso

Publicado en Etiquetas: , , ,

El colectivo Prostitutas de Sevilla organiza hoy unas jornadas con motivo del Día Internacional del Trabajo Sexual, jornadas que llevan por título “Desmontando la prostitución: las putas no piden permiso, piden paso“.

Una de las quejas tradicionales del movimiento pro-sex es que el abolicionismo no escucha a las prostitutas. Yo por mi parte (aunque no represento a nadie) intento escucharlas con total atención siempre que puedo. Otra cosa es que acepte lo que me cuentan sin cuestionar ni una coma. Y lo que suele ocurrir es que hay muchas cosas de las que me cuentan que no me encajan.

Ante la imposibilidad de acudir a las jornadas de Sevilla, he buscado artículos en los que las organizadores expongan su postura. En este artículo y en esta noticia de Europa Press, María José Barrera, exprostituta y cofundadora del Colectivo de Prostitutas de Sevilla, y Ariadna Riley, prostituta y cofundadora de la asociación hablan sobre las jornadas y sobre los objetivos de la asociación. Por ejemplo, se quejan de que las medidas desarrolladas por el ayuntamiento sevillano, que es al menos formalmente abolicionista, no funcionan. Cito textualmente:

Según María José Barrera, en el caso de las medidas promovidas desde el Ayuntamiento de Sevilla, “no han hecho que disminuya la prostitución”, sino que ha desencadenado que estas mujeres dejen las calles y acudan a “lugares más inseguros u otros espacios donde se ejerce la prostitución, como los pisos y los clubes de alterne”, donde son “más vulnerables” y las organizaciones que les asisten y respaldan “tienen más dificultades para llegar”.

Lo que me lleva a pensar que si desarrollar la prostitución en un piso o en un club de alterne es algo inseguro y las pone a ellas en una situación vulnerable, es porque el ejercicio de la prostitución es intrínsecamente inseguro por sus propias características, y si acaso el lugar en el que se lleva a cabo puede potenciar este hecho. El Colectivo Caye, por ejemplo, organiza cursos de defensa personal para prostitutas. ¿Se os ocurre algún otro trabajo no relacionado con la seguridad en el que las trabajadoras tengan necesidad de cursos de defensa personal? Porque a mí, salvo vigilantes de seguridad, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y similares, no se me ocurre ningún otro “trabajo como otro cualquiera” con tal nivel de peligrosidad que requiera que empleados y empleadas realicen por su propia seguridad clases de defensa personal para defenderse de sus clientes.

Nos siguen contando desde la propia asociación de prostitutas de Sevilla (porque hay que escuchar a las putas, el feminismo no puede darles la espalda) que la actividad de la prostitución desarrollada en pisos y clubes además de peligrosa también es insegura debido a que las organizaciones que les asisten y respaldan “tienen más dificultades para llegar”. Ni lo digo yo, ni lo dicen las asociaciones abolicionistas: lo dicen ellas.

De esta frase deduzco que el hecho de que sea más difícil el acceso a las asociaciones facilita la trata de mujeres y la explotación sexual de las mismas, algo que ya nos contó Sylviane Dahan en la conferencia que dio en la Bonne: la trata es un fenómeno que está estrechamente relacionado con la prostitución, y no en los márgenes de la misma, ya que se trata de una actividad tan poco atractiva que no se podría satisfacer la demanda sin recurrir a violencia, abuso y engaño sobre colectivos empobrecidos o étnicamente oprimidos. Cuando desde el colectivo Prostitutas de Sevilla nos dicen que las medidas del ayuntamiento son contraproducentes porque trasladan la prostitución a los pisos y locales donde la accesibilidad para las asociaciones sociales es más difícil, está admitiendo implícitamente que la trata, la violencia y la explotación no son un fenómeno residual en el mundo de la prostitución, sino que florecen allí donde las asociaciones no llegan para asistir y respaldar a las mujeres en situación de prostitución. Y es que en las asociaciones no suele haber policías corruptos que den chivatazos de cuándo se va a hacer la próxima redada para que los honestos empresarios de clubs de alterne (el único sector de toda España que está deseando pagar impuestos, fíjate qué cosas) escondan a las menores, les devuelvan la documentación al resto, el abogado esté preparado y las mujeres bien aleccionadas sobre lo que tienen que decir.

Ariadna Riley, prostituta y confundadora de la asociación, va más allá. Cito del mismo artículo:

«No entendemos como si este Ayuntamiento se declara abolicionista siga adjudicando licencia a los clubes de alterne sin ningún control». La trabajadora sexual Ariadna Riley pone en relieve las condiciones de las prostitutas dentro de los clubes de alterne. Muchas mujeres durmiendo en una misma situación, sin control alimenticio ni sanitario, así describe Riley la situación de algunos de estos clubes. (…) «Cada vez es más difícil que en un club el cliente se quiera poner el preservativo», apunta Riley.

Por eso decía más arriba que el origen del problema no está tanto en el lugar donde se realice la prostitución, sino las características propias de la actividad en sí misma. En los clubes, las mujeres (dejando al margen el tema de la explotación, que ya es mucho dejar) son trabajadoras por cuenta ajena, con un empresario que es quien determina las condiciones de trabajo. Y en calidad de empleadas, su poder de negociación con el cliente es el de cualquier persona que trabaje para una empresa con un jefe que determina cómo se deben atender a los clientes: entre escaso y nulo. La diferencia es que, en este caso, lo que está en juego es la salud de las mujeres que ponen el cuerpo como herramienta de trabajo. De ahí que, con la protección de los empresarios, los clientes en los clubes se nieguen a ponerse el preservativo y el ejercicio de la prostitución en pisos sea una actividad directamente insegura (lo dicen ellas, no yo), poniendo así en riesgo la integridad física de las mujeres.

Todo esto me vais a perdonar pero para mí que se da de hostias con esa idea de que la prostitución es “un trabajo como otro cualquiera”. No se me ocurre ningún “trabajo como otro cualquiera” en el que sea el propio cliente quien represente un nivel de peligrosidad tan elevado para la salud y para la integridad física de quienes se dedican a esa actividad.

Las confundadoras de la asociación sostienen que, desde comienzos de la crisis, y según Barrera, la prostitución ha sido la única alternativa de muchas mujeres «divorciadas y con hijos» para subsistir.

Las fundadoras de la asociación nos cuentan lo que ya sabíamos: que en realidad la prostitución no es “un trabajo como otro cualquiera”, sino una salida extrema a una situación de precariedad absoluta, como bien decía Sylviane Dahan el otro día, que no podría sostenerse sin la existencia de colectivos empobrecidos ni de mujeres en grave situación de vulnerabilidad, del mismo modo que Montserrat Fernández Garrido afirmaba que cuando a las prostitutas se les ofrecen alternativas laborales dignas, dejan la prostitución porque ni quieren ejercerla ellas ni quieren que la ejerzan sus hijas. La alusión a la libertad de elección en estas condiciones de partida se me antoja bastante cuestionable.

Resulta curioso cómo el discurso abolicionista y el de las propias prostitutas (cuando no están siendo teledirigidas por el lobby proxeneta y pro-putero) en realidad no es tan antagónico, sino que se dan la mano y tienen el mismo análisis. Para acusar a las abolicionistas de no escuchar a las prostitutas, lo cierto es que dicen cosas muy parecidas.

Más información:

Documental Los padrotes, los “chulos” de México. Análisis con perspectiva de género

Conferencia de Montserrat Fernández Garrido sobre trata de mujeres con fines de explotación sexual: la sentencia judicial contra los clubs Riviera y Saratoga

Conferencia de Sylviane Dahan sobre trata de mujeres con fines de explotación sexual: la postura de las asociaciones vecinales en Barcelona

Conferencia de Helen Mukoro sobre trata de mujeres con fines de explotación sexual: el caso de Nigeria

Puteros World Congress: la Barcelona del turismo sexual. Resumen de la charla y video completo

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.431 suscriptores