Hoy vamos a hablar del sistema electoral español y del pucherazo que denuncia VOX. ¿Tiene sentido?

Respuesta breve: no. Ya podéis continuar con lo que estuvierais haciendo.

Respuesta larga: no tiene sentido, y os vamos a explicar por qué.

Si habéis visto las sospechas que circulan en el hashtag #PUCHERAZO en twitter, las que no son un evidente trolleo las sospechas de fraude van en tres líneas:

  • Cómo es posible que con el 23% escrutado VOX tuviera 23 escaños, y con el 100% solo 24
  • Conspiraciones acerca de la empresa que efectúa el recuento de votos.
  • Que no se pueda ver en ningún sitio los datos por municipio para poder sumar los resultados de todas las mesas, algo nos están ocultando.

Empezaremos explicando cómo funciona el recuento de votos. Por su pataleta, podemos deducir fácilmente que los votantes de VOX que tienen sospechas de pucherazo son gente, digamos, poco familiarizada con los procesos electorales, que no habían vivido hasta ahora una noche electoral ni por la tele, y que de matemáticas andan regular.

¿Cómo creen que funciona el recuento de votos? Creen que cada diputado vale x votos, y conforme se van sumando los votos a lo largo de la noche electoral, se van asignando diputados. Por eso están tan sorprendidos de que VOX con un 23% tuviera 23 escaños, y al llegar al 100% solo tuviera un escaño más.

Pero no funciona así, queridos fascistas. Ahora que tenéis representantes en las instituciones democráticas, conviene que os vayáis familiarizando con el sistema que queréis destruir.

Y no lo digo yo, eh, que son ellos quienes afirman que quieren arrebatar a los partidos políticos los derechos y libertades de que hemos disfrutado durante 40 años, volver a la dictadura, pues ellos se consideran los legítimos representantes del pueblo español y el resto de representantes democráticamente elegidos no lo son.

Y es que hasta ahora los intentos de acabar con la partitocracia, a lo que han conducido es a regímenes de partido único.

Pero sigamos con el tema del recuento electoral. Queridos fascistas vamos a explicaros cómo se reparten los escaños durante la noche electoral.

En contra de lo que pensáis, no se van sumando escaños a medida que se van contando los votos. Desde el primer momento en que empiezan a llegar los resultados de los colegios electorales, se reparten los 350 diputados, según los que le corresponda a cada provincia. Tanto si votan 20 millones de españoles como si votan 10, el número de escaños total en juego es el mismo, y el número de escaños que tiene asignado cada provincia también. Desde el momento en que se van conociendo resultados, la estimación de escaños que se da es del TOTAL de diputados, repartidos en función del % obtenido por cada partido en cada provincia. Si VOX obtuvo 23 diputados al principio del escrutinio y 24 al final, lo que significa es que el porcentaje de voto obtenido por la candidatura de ultraderecha no varió demasiado desde que se empezaron a conocer resultados hasta que el 99,9% de los votos estuvieron contados, a falta de los votos de los residentes en el extranjero, aproximadamente un 0,01% del censo, que se cuentan siempre unos días más tarde.

Sobre los datos por municipio, El País por ejemplo a partir de los datos del INE facilita los resultados electorales calle a calle en un mapa interactivo.

Y en cuanto al recuento electoral: el recuento no lo hace ninguna empresa. Lo único que hace la empresa contratada es transmitir los datos de los colegios electorales al centro de datos y a los medios de comunicación. El recuento se hace en cada colegio electoral por parte del presidente y los vocales elegidos por sorteo para garantizar la neutralidad del proceso. Además, hay interventores y apoderados de los partidos políticos que velan porque no haya ningún incidente durante la jornada.

De hecho, los únicos casos de intento de pucherazo que se conocen son porque los han denunciado ante la junta electoral apoderados de otros partidos: precisamente, los de un apoderado de VOX en Ibiza que estaba metiendo papeletas de VOX dentro de los sobres de las cabinas de votación, y al que denunciaron los apoderados del PP y de Ciudadanos. Si a la hora de hacer el recuento, dentro de un sobre se encuentran dos papeletas de partidos distintos, esos votos son nulos a menos que las dos papeletas sean del mismo partido, así que lo que estaba haciendo en la práctica este apoderado de VOX era anular los votos a los demás partidos.

Además, se dieron los ya típicos casos de monjas que llevan a ancianas a su cargo a votar y les dan el voto al PP en sobre cerrado, aunque no sea el partido al que las ancianas querían votar. O el de otra candidata, también del PP, que ofrecía SPA gratis a cambio de votos.

 

Ya sabemos, queridos fascistas, que lo de la democracia lo lleváis regulín y que estáis poco familiarizados con las normas y procesos democráticos. No os preocupéis: tenéis cuatro años por delante para poneros al día. Con suerte, le acabaréis pillando el gustillo y todo.

 

Más bulos sobre fraude electoral desmentidos por Maldito Bulo:

La falsa alerta de pucherazo en las elecciones autonómicas de Valencia por “40.000 votos nulos”: la cifra es muy similar a la de comicios anteriores

No, en este vídeo no han pillado “a una mujer de izquierdas con un taco de solicitudes de voto por correo” en las elecciones del 28A. Es de 2015 y está relacionado con el PP de Melilla

Cuidado con las alertas sobre un “pucherazo” electoral: son bulos sin pruebas que te están intentando colar tras las elecciones del 28A

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.441 suscriptores