Bueno, pues ya está, ya es oficial: Ada Colau repite como alcaldesa. 10 concejales de 41 en el ayuntamiento de Barcelona, y sumando sus votos a los 8 del PSC y 3 de los 6 de Valls, Ada Colau revalida su mandato por 4 años más.

El único problema es que el pacto de gobierno que han suscrito los Comuns se limita al PSC, es decir, solo suman 18 concejales, y siguen necesitando 3 votos más para sacar adelante cualquier propuesta. ¿Qué iniciativa política tiene Ada Colau con este reparto? Muy poquita. Los 3 votos «gratis» del grupo de Manuel Valls son un regalo envenando que van a condicionar la política barcelonesa durante los próximos 4 años. A mí una vez me regalaron un iPhone por mi cumpleaños. La factura (donde iba incluida la financiación) la pagaba yo de mi cuenta bancaria. Pues eso mismo le va a pasar a Ada Colau con el regalo de 3 votos de Valls para su investidura: que va a acabar pagando el regalo muy caro.

No han pasado ni 24 horas desde la investidura, y ya hay voces en los Comuns que reclaman a Esquerra Republicana que sea responsable y no bloquee el ayuntamiento ni permita que el equipo de Colau sea rehén de Valls. Pero es que la soga al cuello se la han puesto ellos solitos. Si yo fuese Ernest Maragall, ahora mismo me estaría fumando un puro con Elisenda Alemany, y ahí te las compongas, guapa, para sacar adelante tus proyectos políticos con los que te han estado llamando populista antisistema. Porque ser alcaldesa no es únicamente vestirse de gala para la sesión de investidura: ser alcaldesa implica gobernar cuatro años, y conseguir los apoyos suficientes para sacar adelante tus proyectos… O dedicarte a vivir de rentas, eso ya según cada cual.

Personalmente, me parece de tener muy poca vergüenza priorizar tu propio interés por encima del de la ciudad pactando con racistas, con la esperanza de que sean los demás quienes demuestren la responsabilidad que tú no has tenido y antepongan el interés de la ciudad para que tú, como alcaldesa, no te veas en la obligación de sacar adelante las políticas que te marca el racista que te ha dado la alcaldía. La elección que se les dio a las bases para elegir era muy clara: pacto con ERC sin alcaldía para Colau, o pacto con el PSC y el regalo envenenado de Valls con alcaldía. Colau hizo campaña por el culo de Colau, esperando que ERC le salvara el culo y no tuviera que verse después atada de pies y manos porque Valls no le aprueba ni una iniciativa populista antisistema. Bueno, pues ya somos mayorcitos para que otros nos tengan que salvar de nuestras propias decisiones.

No es una cuestión de dar lecciones: es una cuestión de que los Comuns han elegido y han establecido sus prioridades. Es la demostración palmaria de que para los Comuns el fin justifica los medios, y la imagen es prioritaria por muchos golpes de pecho que se den aludiendo a las políticas sociales. A la política se viene llorado de casa. ¿No eran gratis los votos de Valls en la investidura? Pues que os regale los mismos votos durante los próximos cuatro años, o arrea con las consecuencias de haberos aferrado al sillón con uñas y dientes. Y si no… pues HABER PACTAO.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.438 suscriptores