¿Dónde están las feministas cuando las manadas son de inmigrantes?

Estamos donde estamos siempre: al lado de las supervivientes y denunciando la violencia institucional que nos revictimiza. ¿Dónde estábais los racistas cuando las manadas eran de españoles? Os recuerdo dónde estábais: estábais culpando a la víctima, diciendo que ella consintió, llamándola guarra por meterse en un portal con cinco tíos y cuestionando a la justicia por hembrista feminazi por joderles la vida a cinco inocentes metiéndolos en la cárcel por culpa de una zorra que se montó una orgía y luego se arrepintió. Ahí estábais.

Esta pregunta se nos plantea cada vez que se conoce algún caso de violación perpetrado por inmigrantes, poniéndolo en relación al caso de la manada de San Fermín, y alegando que las feministas solo nos indignamos cuando «las manadas» son de inmigrantes. Y yo niego la mayor: las feministas nos indignamos ante cualquier agresión sexual independientemente de la nacionalidad del violador o violadores. No somos nosotras quienes tenemos que inventarnos la nacionalidad de los agresores para despertar la solidaridad racista, porque si los acusados son españoles entonces seguro que es una denuncia falsa y ella es una zorra que se lo ha inventado todo para joderles la vida.

¿Dónde estaban las feministas en el caso de la Manada de Manresa?

Estábamos protestando por el tratamiento judicial del caso, porque una vez más en una violación múltiple (en este caso a una menor), a los agresores de nuevo se les impute por abuso y no por agresión, en contra del criterio del Tribunal Supremo, que ha dejado establecido que «no se puede exigir a la víctima una actitud heroica, que podría tener para ella males mayores.»

Nosotras no hacemos distinciones sobre el origen del agresor, no como vosotros: si son españoles, dudáis de la palabra de la víctima; si son inmigrantes o gitanos, exigís más contundencia contra los agresores y ya no hay presunción de inocencia que valga. Es como si no os entrara en la cabeza que una mujer pudiera rechazar tener sexo con un español, y al mismo tiempo no entendiérais que en caso de violación a nosotras nos importa una mierda la nacionalidad del agresor. Las víctimas, para vosotros, solo son una excusa para hacer alarde de racismo.

Solo os habéis manifestado después de que se hiciera viral el video del tío de la víctima intentando agredir a los violadores.

La manifestación convocada por los colectivos feministas en Manresa fue el día 2. La declaración en los juzgados cuando el tío de la víctima intentó pegar a los acusados es del día 3. En el mismo vídeo se oye a un grupo de feministas concentrado frente a los juzgados increpando a los acusados y gritando lo que llevamos diciendo desde que se conoció la imputación de la manada de San Fermín: no es abuso, es violación. Y quienes han difundido el video han sido activistas feministas, antes de que los racistas lo instrumentalizárais para criminalizar al movimiento feminista. Igual eres tú, que solo te has activado al ver el video de un intento de agresión a un grupo de inmigrantes acusados de abuso sexual a una menor…

¡Todo eso no es suficiente! ¡Manifestaos más!

El lunes a las 18h hay convocadas concentraciones en apoyo a la víctima de Manresa delante de los ayuntamientos de toda España. ¿Cual es tu excusa para no ir y seguir señalando a las feministas porque no actuamos según tu criterio racista?

¡Nada de eso es suficiente! El tratamiento mediático ha sido distinto, se le ha dado menos bombo a la violación de Manresa que a la de los sanfermines. ¿Dónde están los políticos haciendo declaraciones sobre el caso?

¿Y todo eso es culpa del movimiento feminista, o de los políticos y de los medios de comunicación, que tienen su propia agenda y sus intereses particulares? En el caso de la Manada de San Fermín, se da la circunstancia además de que dos de los violadores eran miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: un guardia civil que atendía a víctimas de violencia de género, y un militar. Es hasta cierto punto entendible, dentro de la lógica de los medios de comunicación, que generara un plus de polémica.

Además, en sanfermines desde mucho antes de La Manada, diría que desde hace 10 años a raíz del asesinato de Nagore, el movimiento feminista viene desarrollando campañas continuadas de concienciación en contra de los abusos y agresiones sexuales que se producen cada año, lo que ha movido a que haya una mayor conciencia social, mayores recursos, más denuncias que antes no se ponían en un ambiente de impunidad favorecido por la fiesta y el alcohol…

Y en ese contexto se produjo la violación de la manada durante los sanfermines, por lo que la reacción de repulsa se alió con un activismo feminista preparado y movilizado y unos medios de comunicación receptivos después de una labor de concienciación de AÑOS.

Las acciones del movimiento feminista como pueden ser la huelga del 8M o los actos del 25 de noviembre no son acciones espontáneas: tienen detrás mucho trabajo, reflexión, debate interno, coordinación, difusión…

Si tanto te indigna una causa en concreto, en lugar de exigir a las mujeres lo que tenemos que hacer: movilízate tú.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.438 suscriptores