Sobre mí

Me llamo Jéssica, nací en el 81 y vivo en Sabadell (Barcelona). Me encanta viajar, leer, el cine, y una buena conversación con alguien que me haga pensar y de quien pueda aprender. Vivo sola y lo que más valoro en este momento es mi independencia: me costó muy cara. La única forma de que un hombre entre en mi casa es con chocolate, sushi y chardonay.

He estudiado Marketing, Relaciones Públicas, Gestión comercial, Informática de gestión, y ahora ando algo atascada entre la Sociología, el carnet de conducir y quitándole el polvo al inglés, por aquello de cumplir los propósitos de año nuevo.

Soy un culo inquieto, de curiosidad insaciable, no sé estar sin hacer nada: siempre ando liada en algún proyecto que no me deje darle tregua a la neurona.

Meto la pata con frecuencia y no me duele cambiar de opinión. No me gusta discutir en twitter porque 140 caracteres no permiten demasiados matices. No soporto a la gente dicotómica que hoy te admira porque está de acuerdo contigo en una cosa y mañana dice de ti que eres una mierda porque no está de acuerdo con otra. Soy incoherente, irónica, incorrecta, inconstante, iconoclasta, a veces un poquito insoportable.

Soy golosa hasta un punto casi patológico, y me gustaría tener unas palabritas con quien impuso el actual canon de belleza de mujer sin curvas y con todos los inventores de dietas milagro. Un poco demasiado feminista según casi todos los hombres que conozco, y una alienada tránsfoba y racista para las veinteañeras veganas con cuenta de twitter que admiran a Beauvoir sin haber leído de ella más de tres citas en internet.. Me ponen de mal humor los lunes sin café, la gente que fuma sin pregutnar sin molestan, los que comparten su música del móvil con todo el mundo por no usar unos malditos auriculares, los hombres machistas, las  mujeres machistas, y las personas que creen que la ignorancia y la estupidez son cualidades admirables.

Antes de protestar por cómo gestiono mi blog, léete las instrucciones de uso.

 

Deja un comentario