No es independentismo: es desesperación

La manifestación del 11 de septiembre en Barcelona fue todo un éxito independientemente de la guerra de cifras habitual. A la vista de las imágenes, los comentaristas habituales están flipándolo todavía, y lo que les queda. Es probable que en las sedes de los sindicatos todavía estén rascándose la cabeza, pensando qué puede llevar a la gente a manifestarse por

Seguir leyendo...