Luchar contra la corrupción

Cada vez que leo en algún sitio que la clave para luchar contra la corrupción está en reformar las instituciones y las leyes, pienso que apañados estamos entonces.

Si alguna vez has pillado a un niño haciendo una trastada, y pensando que el peque es lo suficientemente maduro y consciente como para entender lo que ha hecho mal, se te ha ocurrido preguntarle «¿Qué castigo crees que te mereces por lo que has hecho?«, seguramente sabrás (o intuirás) que su respuesta siempre es un castigo mil veces más laxo que el que tú le habrías impuesto. Los dos lo sabéis: si dejas la imposición del castigo en manos de quien ha cometido la falta, estás avanzando un pasito más hacia la impunidad.

Si la ley está redactada de tal forma que la corrupción de los grandes actores sociales apenas se castiga, y las instituciones no vigilan lo suficiente porque están controladas por esos mismos actores, la única forma que tenemos de castigar a los corruptos es echarles a patadas de sus cargos. La única herramienta que tenemos de verdad en nuestras manos es el voto.

Mientras la corrupción no tenga un reproche social contundente, y no lo tienen porque en muchos casos la sociedad siente que se beneficia de una forma o de otra de ella (a mí me da igual que mangoneen mientras creen puestos de trabajo, será lo que sea pero ha limpiado Marbella de gentuza, etc.), mientras la corrupción no se castigue echando a patadas al corrupto de su cargo, mientras la lucha REAL contra la corrupción no suponga un plus electoral, los políticos actuales que se benefician de sustanciosos sobres y de la laxitud de la justicia, no tienen ningún incentivo para corregir el sistema actual, que les beneficia antes, durante y después de la comisión del delito.

20130210-102342.jpg

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 5.803 suscriptores

Jessica Fillol

Me llamo Jéssica, nací en el 81 y vivo en Barcelona. He estudiado Marketing y Ciencias Sociales. Meto la pata con frecuencia y no me duele cambiar de opinión. Un poco demasiado feminista según casi todos los hombres que conozco. Me ponen de mal humor los lunes sin café, los que comparten su música del móvil con todo el mundo por no usar unos malditos auriculares, los hombres machistas, las mujeres machistas, la gente que fuma sin preguntar si molesta, y las personas que creen que la ignorancia y la estupidez son cualidades admirables.

Ver todas las entradas de Jessica Fillol →

¿Por qué y para qué utilizamos cookies? Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Saber más...

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar