Se cuestiona más al hombre que se aparta de sus roles, que al hombre que maltrata para conseguir mantenerlos; y se ataca más a la mujer que se rebela y denuncia la violencia de género sufrida, que a aquella otra mujer que se resigna sumisa.

Vía: Miguel Lorente