El súper-consejito del día es: a las 7 de la mañana, no encabrones a la camarera del bar donde te tomas el café todos los días. Es ella quien tiene la cafetera por el mango, y la tortura más leve que puede te puede aplicar es servirte a partir de ahora descafeinado a diario. Tú verás.

 

Autora: Tasha Marie
Autora: Tasha Marie