Acosadores en nombre de una patria, de una bandera, de un país…

Esta tarde, un tipo cualquiera de un pueblo cualquiera, seguramente llevado por la euforia del momento, ha roto su carnet de identidad y ha subido la foto a twitter sin editar sus datos personales. Hasta aquí, un tonto cualquiera.

Bien, pues en este mismo momento ese chaval está siendo acosado por miles de personas. Su tuit se ha hecho viral y le están lloviendo insultos.

Han buscado sus datos personales, dónde vive, las oposiciones a las que se ha presentado y el resultado obtenido.

En forocoches tiene un hilo con más de 200 respuestas de cosas (obviamente ilegales) que se pueden hacer suplantando la identidad (algo que, os recuerdo, es delito) de esta persona. Hay gente animando a utilizar sus datos para cometer el delito de suplantación de identidad y lo que surja.

Y hay también, y esto es lo que me parece más triste de todo, un montón de gente, aparándose en que no les gusta el resultado de la votación de esta tarde en el Parlament, que están justificando el acoso masivo a una persona cualquiera en nombre de una patria, de una bandera, de un país. Adivinad de cual.

Salva patrias que creen que es lícito acosar a una persona cualquiera porque no les gustan sus ideas políticas. Y la legitimación es lo que se ha votado en el Parlament. ¿Y pretendéis darnos lecciones de convivencia? ¿Prentedeis que nos creamos que os preocupa mucho la fractura social?

La traidora hija de puta a la que se refiere este tal Miguelito, que cree estar en puta guerra DE VERDAD, soy yo. Y de lo que me quejo es de que precisamente se acose a un tipo cualquiera utilizando como justificación lo que se ha votado esta tarde en el Parlament.

Es la idea de un activismo y una acción política basada en el enfrentamiento promovido quienes más veces por minuto han pronunciado las palabras «convivencia» y «fractura social». Hoy en el Parlament, cuando Forcadell ha atendido a la petición de Anna Gabriel de realizar en secreto la votación de la resolución de JxSi y la CUP, Albiol ha enfurecido y ha empezado a gritar «¡¡¡NO TENÉIS NARICES, COBARDES!!!«. Por su parte Alejandro Fernández, también del PP de Catalunya, ha pronunciado una frase rotunda desde el atril: «A la vida adulta se viene llorado de casa«. Esta actitud contrasta abiertamente con una frase que escuché en una asamblea feminista de Podemos, en boca de una compañera cuyo nombre (lo siento) no recuerdo:

La ternura tiene que ser un elemento del cambio político.

Y sí, prefiero una acción política basada en la empatía, en la ternura, en los cuidados, en le negociación… y no una basada en los gritos, en la guerra, en considerar enemigos a los adversarios ideológicos. Y, desde luego, acosar en masa a una persona cualquiera por sus ideas está en las antípodas del activismo en el que creo y que practico. Hay un sector que está atizando el odio justificándose en el odio percibido por el otro lado.

Al menos yo tengo muy claro que el odio hacia España que me atribuyen es el mismo odio que dicen que siento por todos los hombres: no es odio, es hartazgo y aburrimiento de actitudes como esta. Quienes dicen que les odiamos, nos insultan porque no toleran que no queramos seguir compartiendo Estado.

Ya queda muy lejos los tiempos del «venceréis, pero no convenceréis«.

Actualización: Manifestación unionista esta noche. Están repartiendo de hostias. Estos son los que decían que estábamos poniendo en peligro la convivencia. Bien que lo sabían ellos. Hablaban de deterioro de la convivencia y de fractura social, y lo que querían decir es que o nos callábamos o nos callan ellos a hostias.

https://twitter.com/Brunxnho/status/924002773313769472

«VIVASPAÑA HIJOSDEPUTA!!!!» Y a estos energúmenos les preocupaba el deterioro de la convivencia y la fractura social

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 6.029 suscriptores

Jessica Fillol

Me llamo Jéssica, nací en el 81 y vivo en Barcelona. He estudiado Marketing y Ciencias Sociales. Meto la pata con frecuencia y no me duele cambiar de opinión. Un poco demasiado feminista según casi todos los hombres que conozco. Me ponen de mal humor los lunes sin café, los que comparten su música del móvil con todo el mundo por no usar unos malditos auriculares, los hombres machistas, las mujeres machistas, la gente que fuma sin preguntar si molesta, y las personas que creen que la ignorancia y la estupidez son cualidades admirables.

Ver todas las entradas de Jessica Fillol →

Puedes aportar tu opinión (con educación) aquí:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Por qué y para qué utilizamos cookies? Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Saber más...

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar