Toda violencia es violencia. Para rechazar y condenar la violencia no hacen falta adjetivos.

Correcto.

Pero para analizarla, comprender sus causas sistémicas y sus características concretas, desarrollar los instrumentos adecuados para combatir cada tipología de violencia y alcanzar el objetivo de erradicarla para vivir en una sociedad libre de violencias… para eso sí hacen falta adjetivos que describan cada tipo de violencia.

La postura que sostiene que “todas las violencias son iguales” y que no hay razones estructurales sino que es obra de “cuatro locos” no contribuye a erradicar ninguna: tan solo es un intento mal disimulado de restar importancia a la visualización de aquellas violencias concretas que os hacen sentir incómodos.

Si pica, cura.

Artista: Yossi Kotler

Para aquellas personas que estén verdaderamente interesadas en el fenómeno de la violencia, un buen punto de partida es el libro colaborativo “Reflexiones sobre la violencia”, del Instituto Centro Reina Sofía, que recopila 25 textos abordando los diferentes tipos de violencia existentes desde una perspectiva científica e interdisciplinar, exponiendo causas, características, consecuencias y formas de abordar cada una de ellas : violencia de género, intrafamiliar, contra la infancia, contra progenitores, contra personas dependientes y mayores, violencia en la escuela y acoso escolar, violencia juvenil, terrorismo, la relación entre violencia y cultura, religión y medios de comunicación… Un compendio muy interesante como guía introductora para quienes se interesen por el tema. Quienes sigan aferrándose al tranquilizador mantra de “toda violencia es violencia” para no cuestionarse absolutamente nada del mundo en que vivimos, no encontrarán aquí nada que les saque de su pereza intelectual, me temo.