Albert Rivera le ha confesado a Ana Rosa Quinta estar harto de hablar de Torra, Puigdemont y Rufián. No me extraña: lleva años que no hace otra cosa cada vez que abre la boca. «Que vienen Bildu, Torra, Puigdemont» ha sido el latiguillo con el que han querido asustar a los niños con edad para votar, el «que viene el coco» de la derecha trifálica. No les ha funcionado, y ahora dicen «Estamos hartos de hablar de Torra, de Puigdemont y de Bildu«. A ver si empiezan a tratar al electorado como personas adultas. Aunque si espera que en 20 días se nos olviden los dos años de matraca, lo lleva cristalino.