Desprotección y violencia institucional. Hablan las auténticas víctimas del SAP

Este 8M he decidido aprovechar este pequeño espacio de difusión que tengo y que no depende de nadie, para dar voz a las víctimas más silenciadas de todo el entramado patriarcal: las criaturas abusadas en el seno de sus propias familias, y a esas mujeres valientes que han decidido enfrentarse a la violencia socialmente tolerada, empezando por combatirla dentro de sus propias familias y terminando por la administración de justicia que en lugar de protegerlas a ellas y a sus hijos e hijas, se encarga de machacarlas aún más y dejar a los menores en manos de presuntos abusadores investigados por el mero hecho de que son sus padres.