odio

La libertad de expresión de los enemigos de un Estado autoritario

Titiriteros, raperos, más raperos, cantantes de metal, actores, dibujantes, concejales, concejalas, activistas feministas, twitteras, más twitteras, anarquistes veganes… La lista de personas detenidas, imputadas o encarceladas por delitos relacionados con la libertad de expresión se hace ya difícil de mantener actualizada de lo larga que es, y crece por días. Y eso sin contar las multas al amparo de la ley mordaza. Todas las personas de la lista tienen un elemento en común: ser personas críticas con un Estado autoritario y expresarlo, de un modo u otro, ejerciendo su no-derecho a la libertad de expresión. Desde vagas amenazas al Rey poco concretas y en absoluto materializables o injurias a la Corona que es por su parte tan intocable como inimputable; chistes sobre […]

Ilustradora: Malika Favre

Respondiendo preguntas neomachistas #1: ¿Las feministas odiáis a los hombres?

1 comentario

¿Las feministas odiáis a los hombres? Rotundamente NO. Las feministas no odiamos a los hombres. Pero tampoco les adulamos gratuitamente, les cuestionamos igual que nos lo cuestionamos TODO lo que nos rodea y TODO lo que hemos aprendido. Y eso implica que también vamos a poner en cuestión cosas que tú has aprendido, que tienes completamente asumidas y que te parecen naturales. Ese cuestionárnoslo todo, cuando afecta a los hombres, algunos lo confunden con misandria. Tienes dos opciones:

Autora: Rebeca Cygnus

Reflexión sobre activismo, odios, liderazgos y tranquilidad

3 comentarios

Llevo casi década y media de activismo. Mi primer contacto fue durante la huelga general a Aznar en el 2002 cuando el decretazo, y desde entonces no he parado. De un modo u otro, en política, en sindicalismo, en ciberactivismo, en feminismo, en Juventudes Socialistas, en el PSC, en distintos colectivos feministas, de distintas maneras, aportando como he sabido y podido en cada momento… Y he llegado un punto en que estoy cansada, muy cansada. No represento a nadie, no quiero liderar nada, no necesito la legitimidad ni la credibilidad de nadie, ni que me den galletitas de aprobación ni una medalla al mérito, ni tengo que demostrarle nada a nadie. He intentado hacerlo lo mejor que he podido. Empecé […]